Los granos de teff mejoran la composición del microbioma estomacal

Consumir granos de teff, similares a los de trigo, podría ayudar al sistema digestivo e intestinal a absorber mejor el hierro y el zinc procedente de la dieta, además de tener efectos positivos en el microbioma gastrointestinal.
Escrito por: Natalia Castejón

17/11/2020

Granos de teff: buenos para estómago

La semilla de la planta de teff es uno de los cultivos alimenticios básicos ricos en fibra en África Oriental, concretamente en Etiopía. Ahora un estudio de la Universidad de Cornell (EE.UU.) ha descubierto que este grano podría mejorar la composición y función del microbioma gastrointestinal y ser el motivo por el que el déficit de hierro y zinc en la dieta etíope es inferior a otras de las naciones africanas cercanas, aunque sigue siendo significativa.

En la investigación que lo afirma, publicada en la revista Nutrients, se realizaron pruebas en huevos fértiles de pollos. Se inyectó extracto de fibra de semilla de teff en el líquido amniótico de los huevos, que es consumido de forma natural por el embrión durante el crecimiento y se analizó el microbioma intestinal de los pollos tras su eclosión.

El grano de teff mejora el estado fisiológico del hierro y el zinc, contribuye a un correcto funcionamiento del sistema digestivo y aumenta la absorción intestinal

Los resultados muestran que el grano de teff aumentó varias vías metabólicas bacterianas importantes, debido a que esta semilla tiene una concentración alta de fibra. Esto indicaría que se produce una interacción bacteria-huésped que mejora el estado fisiológico del hierro y el zinc, contribuye a un correcto funcionamiento del sistema digestivo y aumenta la absorción intestinal.

Beneficios del teff en el tejido duodenal

Elad Tako, autor principal del estudio, ha declarado que: “Al utilizar este modelo único in vivo y este enfoque de investigación, podemos probar cómo un compuesto candidato, en este caso el extracto de grano de teff, o la solución afecta el tracto gastrointestinal, pero también otros sistemas u otros tejidos”.

Y es que, en la investigación se confirmaron los efectos positivos que tenía la semilla de la planta de teff sobre el microbioma intestinal, pero también sobre la funcionalidad y morfología del tejido duodenal, es decir, el que se encuentra en el intestino delgado. Tako también ha indicado que estos modelos in vivo les permiten evaluar los beneficios nutricionales de compuestos bioactivos de origen vegetal, para conocer y poder aprovecharse de sus ventajas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD