Comer mango cuatro veces en semana podría ayudar a reducir las arrugas

El mango podría ser un buen aliado contra las arrugas de la piel que aparecen con la edad, pues un estudio ha demostrado que comerlo cuatro veces en semana mejora hasta un 23% las arrugas profundas en mujeres posmenopáusicas.
Escrito por: Natalia Castejón

20/11/2020

El mango reduce las arrugas de la piel

Las arrugas son uno de los problemas estéticos que más preocupan cuando se van cumpliendo años, una cuestión que se puede prevenir en cierta medida con cosméticos, y atajar con tratamientos estéticos una vez que han aparecido. La dieta también tiene un papel importante en la aparición de las arrugas, tanto es así que un estudio ha encontrado que comer mango –concretamente de la variedad ataulfo– de manera habitual podría ayudar a reducir esas líneas de expresión.

La investigación ha sido llevada a cabo por miembros de la Universidad de California Davis (EE.UU.) y publicada en la revista Nutrients después de analizar a 28 mujeres posmenopáusicas con los tipos de piel II y III de Fitzpatrick. Fueron divididas en dos grupos, uno tomó media taza de mangos cuatro veces a la semana durante cuatro meses, y otro una taza y media en el mismo tiempo.

Los investigadores observaron que tomar media taza de mango reducía las arrugas, mientras que tomar más las fomentaba, al parecer debido a la gran cantidad de azúcar que contiene

Se midió la gravedad, longitud y ancho de las arrugas finas, profundas y emergentes usando un sistema de cámara de alta resolución, y se encontró que las que tomaron media taza de mango tuvieron una disminución del 23% en las arrugas profundas después de dos meses, y una reducción del 20% después de cuatro meses. “Esa es una mejora significativa de las arrugas”, expone Vivien Fam, autora principal del estudio.

Caretinoides y fitonutrientes, responsables de la mejora en la piel

Los efectos beneficiosos del mango para minimizar las arrugas que se producen en la piel con el paso de los años se han asociado a su cantidad de carotenoides –pigmento natural de color naranja con propiedades antioxidantes– y de fitonutrientes que pueden potenciar la producción de colágeno, aunque se necesitan más estudios para confirmar estos resultados.

Los investigadores han advertido que, aunque un poco de mango puede ser beneficioso, tomar más cantidad podría ser contraproducente, pues encontraron que las mujeres que habían tomado taza y media de esta fruta presentaban más arrugas. El motivo de esta asociación podría deberse, según los investigadores, a la gran cantidad de azúcar que se encuentra en esta fruta, aunque no está claro todavía.

Sin embargo, subrayan la necesidad de investigar más sobre los mecanismos por los que se reducen las arrugas, además de ampliar el campo de estudio, pues estos resultados se han obtenido con una muestra muy pequeña de mujeres, que además presentaban unas características muy concretas, siendo todas ellas de piel clara y posmenopáusicas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD