Manzanilla, mejora tus digestiones
Náuseas, vómitos o una mala digestión tienen su remedio con una buena infusión de camomila. Descubre las otras múltiples propiedades y aplicaciones de la manzanilla y la mejor forma de tomarla.

Aplicaciones beneficiosas de la manzanilla para la piel

Actualizado: 3 de febrero de 2023

 

Aunque tenemos muy asociado el recurrir a la manzanilla en forma de infusiones para, sobre todo, aliviar problemas digestivos, lo cierto es que, debido a sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias, la manzanilla también puede aplicarse sobre la piel para tratar diversos problema dermatológicos, entre otros:

PUBLICIDAD

Estas propiedades beneficiosas de la manzanilla se obtienen cuando se aplica a través de geles y ungüentos compuestos a base de camomila.

De igual forma, los baños de vapor o las inhalaciones son de gran ayuda para aliviar la inflamación de los senos nasales. Para hacerlas de forma correcta, hay varias opciones: 

  1. Hierba seca: llena un recipiente con agua caliente y añade un puñado de flores secas de manzanilla o camomila. Cubre tu cabeza con una toalla y respira los vapores durante 10 a 15 minutos.
  2. Té: haz un té fuerte con manzanilla o camomila y déjalo enfriar. Luego, respira los vapores con una toalla cubriendo la cabeza.
  3. Bolsa de inhalación: añade agua caliente y una cucharada de manzanilla o camomila seca a una bolsa de inhalación. Colócate la bolsa sobre la nariz y respira los vapores.

PUBLICIDAD

Es importante asegurarse de que el agua esté caliente, pero no caliente al punto de quemarse. También es recomendable realizar esta acción varias veces al día para obtener los mejores resultados.

En los casos de reúma y artrosis también pueden realizarse masajes en la zona afectada con un preparado casero realizado a base de plantas de manzanilla romana y de aceite de oliva. Para ello, puedes seguir los siguientes pasos:

  1. Infusión de manzanilla: hierve agua y añade 2-3 cucharaditas de flores secas de manzanilla. Deja reposar durante 10 minutos y cuela.
  2. Mezcla de aceite: mezcla 2-3 cucharadas de la infusión de manzanilla con 2-3 cucharadas de aceite de oliva.
  3. Aplicación tópica: aplica la mezcla resultante sobre la articulación afectada empleando para ello un paño suave mojado en la infusión, y frota suavemente durante unos minutos.

PUBLICIDAD

Es importante que realices este procedimiento varias veces al día para obtener un alivio efectivo. Además, recuerda que es recomendable hablar con tu médico antes de comenzar cualquier tratamiento con manzanilla o cualquier otro tratamiento natural, especialmente si estás tomando algún medicamento o tienes alguna afección médica subyacente.

Al ser una planta rica en mucílagos –fibras solubles–, se utiliza en la preparación de productos destinados a curar cortes, heridas, granos de acné, orzuelos o la dermatitis. También puede aplicarse humedeciendo compresas o gasas en una infusión de manzanilla y dejando sobre la zona afectada durante unos 15 minutos.

Otro uso muy extendido de la manzanilla es en la elaboración de champús, tanto para aliviar picores y la descamación como en los tintes, ya que tradicionalmente se ha empleado para conseguir colores dorados en el pelo rubio o para aportarle más brillo.

PUBLICIDAD

Su aceite esencial está presente en aromatizantes y potenciadores del sabor. De igual forma, se emplea en la elaboración de cosméticos, perfumes, jabones o, incluso, en los cigarrillos.

Creado: 18 de octubre de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD