PUBLICIDAD

Calabaza, ligera y nutritiva
Más allá de un recurrente elemento decorativo en Halloween, la calabaza es una deliciosa fruta con propiedades saludables. Descubre sus variedades y cómo cocinar este alimento para disfrutar de su sabor y sus nutrientes.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Usos de la calabaza en la cocina: recetas y cómo comprarla

Mujer cocinando una calabaza

La calabaza puede ser un gran recurso en la cocina, ya que a su sabor y propiedades se añade que puede prepararse y consumirse de muchas maneras: cruda, picándola muy fina y agregándola a ensaladas, cocida o al vapor, para elaborar posteriormente cremas o purés, frita, gratinada o rehogada.

Es importante que en las variedades de invierno se retire la piel, pues esta es muy gruesa para ser cocinada; puedes eliminarla fácilmente si la colocas unos minutos en el horno troceada.

Si eliges cocer esta fruta, debes intentar no cortarla en trozos muy pequeños, pues cuanto más subdividas este alimento más perdidas nutricionales se producirán. Echa la calabaza cuando el agua esté ya caliente, porque si la incorporas cuando esté fría se pueden llegar a duplicar estas pérdidas. Y guarda el líquido de cocción para agregarlo a sopas y caldos, pues mantiene sus minerales y vitaminas y da un sabor delicioso.

Cómo comprar y conservar una calabaza

Si después de leer todas las propiedades que se le atribuyen a la calabaza quieres ir al mercado en busca de una, debes tener en cuenta algunos trucos que te ayudarán a elegir la mejor. Si has optado por un zapallo de verano, tendrás que elegir un ejemplar que sea de tamaño medio, pues las que son más grandes pueden tener la pulpa más amarga. Fíjate que tenga la piel suave, brillante y que no esté muy dura, si no, podría estar seca.

Si te has decidido por una calabaza de invierno, elige los ejemplares que tengan la corteza más gruesa y que se note que estén maduros. El peso en este caso es importante; elige una que tenga un peso elevado en comparación con su tamaño, y observa que la piel no esté suave, pues esto indica que no está del todo madura.

Calabaza

En todos los casos se recomienda elegir los zapallos que todavía tengan su rabo, pues así no perderán su humedad.

Las calabazas de verano suelen durar unos dos meses cerradas y, las de invierno, hasta seis. Sin embargo, si optas por partirlas en trozos para guardarlas en la nevera solo se mantendrán una semana; un mes si las congelas después de haberlas pasado por agua hirviendo. Por eso se recomienda congelarlas después de haberlas cocinado, pues si se congelan crudas perderán gran cantidad de su humedad en la descongelación, y no tendrán el mismo sabor.

Recetas con calabaza

Con estas dos recetas, una dulce y otra salada, podrás obtener todos los beneficios de la calabaza que te hemos contado y, además, deleitarás a tu paladar con sabores exquisitos:

Receta

Crema de calabaza

shikanji

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 g de calabaza
  • 1 patata grande
  • 1 cebolla
  • ½ vaso de leche
  • 3 vasos de agua
  • ½ cucharada de azúcar.
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Pipas de calabaza (para decorar)

Preparación:

Pela todas las verduras y trocéalas. Fríe la cebolla en una olla con aceite de oliva caliente. Cuando empiece a dorarse añade la calabaza, las patatas, la leche y el agua. Una vez comience a hervir, ponlo a fuego bajo y deja que se cocine unos 20 minutos. Separa parte del agua de cocción y tritura todo con la batidora. Ve añadiendo el agua sobrante hasta que tome la consistencia deseada. Sírvela decorando su superficie con algunas pipas de calabaza.

Receta

Magdalenas de calabaza

shikanji

Ingredientes para unas 12 unidades:

  • 200 g de pulpa de calabaza
  • 2 huevos
  • 220 g de azúcar
  • 200 g de harina de repostería
  • 140 g de aceite de girasol o de oliva
  • 15 g de levadura química
  • ½ cucharada de canela molida
  • Un poco de sal

Preparación:

Una vez hayas cocido o hecho al vapor la calabaza, machácala con un tenedor. Enciende el horno a 180ºC para que se vaya calentando. Bate con unas varillas eléctricas los huevos con 200 g de azúcar durante unos minutos, añade la calabaza y el aceite y sigue batiendo. Cuando todo se haya integrado coloca la sal, la levadura y la harina tamizada, y muévelo con una espátula. Coloca 12 moldes de magdalenas en una bandeja y reparte la masa anterior entre todos.

Mezcla los 20 g de azúcar restante con la canela y espolvoréala por la superficie de las magdalenas. Introdúcelas al horno y cocínalas durante unos 15 minutos. Puedes clavar un cuchillo o una varilla, y si sale limpia es que están totalmente hechas. Deja que se enfríen unos 20 minutos y sírvelas. ¡Se chuparán los dedos!

Actualizado: 2 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD