Cómo tomarse bien la temperatura corporal
La temperatura corporal alta puede indicar problemas de salud, incluso ser una señal de COVID-19. Conoce los tipos de termómetros que hay para comprobar si tienes fiebre, cómo usarlos y la zona del cuerpo adecuada para medirla.

Dónde colocar el termómetro para medir la temperatura

Actualizado: 17 de abril de 2020

Otro factor importante y que puede determinar la eficacia en la medición de la temperatura corporal es el lugar donde coloquemos el termómetro o dispositivo elegido. Dejando a un lado los de chupete, oído y frente, que ya tienen una zona de uso delimitada, los termómetros digitales y analógicos se pueden colocar en varias partes del cuerpo.

Infografía: Dónde ponerse el termómetro

Estos son los pros y contras de cada zona del cuerpo para medir la temperatura corporal ellas:

  • Dónde colocarse el termómetro para medirse la temperatura: recto

    Temperatura rectal (recto)

    Aunque sea la que más rechazo puede causar, es el método más exacto y rápido. Se introduce el termómetro por el ano durante uno o dos minutos para conocer a qué temperatura se encuentra la persona. Es un método muy usado en bebés y niños menores de tres años, porque resulta más fácil de colocar, pero es menos habitual en adultos por su incomodidad, rechazo o higiene, por lo que solo se suele colocar en los pacientes que están inconscientes.

    Desde la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) indican que esta zona del cuerpo tiene una temperatura normal que oscila entre los 36,6ºC y los 38,0ºC.

  • Dónde colocarse el termómetro para medirse la temperatura: axila

    Temperatura axilar (axila)

    La axila es la zona más conocida para colocar el termómetro. Desde el Hospital General Universitario Gregorio Marañón indican que se debe colocar la punta del termómetro en el centro de la axila, asegurándose de que toda la zona encargada de registrar la temperatura esté en contacto con la piel, sin que sobresalga el extremo, y no haya ropa de por medio, y se pegará el brazo al costado cruzando el antebrazo sobre el tórax para una mejor medición.

    Los resultados obtenidos en este pliegue pueden variar de la realidad entre 0,5ºC y 1ºC menos, y según la AEMPS la axila suele encontrarse a entre 34,7ºC y 37,3ºC.

  • Dónde colocarse el termómetro para medirse la temperatura: boca

    Temperatura oral (boca)

    Tomar la temperatura corporal mediante la cavidad bucal, poniendo el termómetro debajo de la lengua, también suele ser uno de los métodos más usados. Los datos obtenidos son bastante precisos, aunque la propia saliva puede alterar la medición, y su principal inconveniente es que puede ser un método incómodo y puede causar asco o rechazo.

    La temperatura normal a la que se encuentra la boca ronda entre los 35,5ºC a 37,5ºC según la AEMPS.

  • Dónde colocarse el termómetro para medirse la temperatura: ingles

    Temperatura inguinal (ingles)

    Este pliegue entre la pierna y el tronco es una buena zona de medida de la temperatura y se llevaría a cabo igual que si fuese en la axila, colocando el termómetro en la parte media y llevando la rodilla al otro lado para tener un contacto total con la piel. Este método es más fiable en las mujeres que en los hombres, pues en estos últimos los testículos pueden alterar la medición.

    La temperatura normal en esta zona debería estar entre 36.4º y 37º.

  • Dónde colocarse el termómetro para medirse la temperatura: vagina

    Medición vaginal (vagina)

    Este método se suele utilizar para medir la temperatura basal y conocer así cuál es el periodo de fertilidad de la mujer, que puede servir para promover la concepción o, todo lo contrario, para evitar el embarazo.

    Para medir la fiebre puede ser eficaz, pero en general se usa poco, pues puede producir fluctuaciones de los datos reales en función del periodo de ovulación en el que se encuentre.

Dónde tomar la temperatura a los niños

En cuanto a cómo comprobar la temperatura a los niños pequeños, desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) aconsejan variar la zona del cuerpo en función de la edad del menor. Así:

  • Para los menores de tres meses medir la temperatura rectal con un termómetro digital, lubricando el extremo con un gel.
  • De los 3 meses a los tres años, se puede recurrir también al termómetro digital par tomar la temperatura rectal o la axilar –aunque, matizan, este último es algo menos preciso–.
  • Mientras que para mayores de tres años aconsejan comprobar si hay fiebre mediante la toma de la temperatura oral o bien axilar si el niño tiene tos o congestión nasal.

 

Creado: 17 de abril de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD