Lino
El estreñimiento es una de las dolencias que más consultas genera en los herbolarios, y no hay una planta medicinal más indicada que el lino para combatirlo, aunque sus virtudes medicinales van mucho más allá.

Cómo se toma el lino

Cómo se toma y se prepara el lino
Las semillas de lino se pueden tomar crudas, mezcladas con yogur o kéfir, pero no se deben masticar.

Actualizado: 3 de agosto de 2021

Las semillas de lino se consumen en tres formas básicas, la semilla cruda, macerada, o hervida; el aceite que se obtiene por primera presión en frío; y la harina que se elabora con el molido de las semillas. Se suelen necesitar unos 50 g de semillas por cada litro de agua para lograr la textura deseada de la harina. En todos los casos debe ir acompañado de un consumo generoso de agua.

  • Semillas crudas, mezcladas con el yogur, la leche, con los cereales del desayuno, o espolvoreando panes y pasteles.
  • Las semillas maceradas en agua, mantenidas en tal estado durante toda la noche. Tres cucharadas soperas del macerado durante doce horas, en tres o cuatro dosis, acompañado de la ingestión de agua en abundancia.
  • Infusión de las semillas, generalmente asociadas a otras plantas laxantes, digestivas o hipolipemiantes. Tres tazas al día.
  • Aceite de linaza crudo, tres cucharadas soperas al día, para el estreñimiento, el colesterol y las infecciones urinarias.
  • El aceite en uso externo, como restaurador de las mucosas de la piel, en masaje o friegas, sobre quemaduras y eccemas.
  • La decocción para aplicarla en lavados y friegas sobre afecciones de la piel.
  • La harina de linaza en cataplasmas calientes sobre afecciones dermatológicas, dolores de espalda, cervicales, malas posturas, congestiones respiratorias y bronquitis.
  • Suplementos de harina en forma de pastillas.
Tostadas con semillas de lino

Fórmulas herbarias con lino

Fórmula básica para el estreñimiento

Válida para personas mayores, para evitar sobre esfuerzos en la defecación, para personas con estreñimiento persistente u ocasional. Se puede emplear asimismo para el vaciado intestinal previo a una operación quirúrgica.

Ingredientes:

En cantidades de 20 g, semillas de lino, corteza de frángula, raíz de malvavisco y foliolos de sen. Más en cantidades de 10 g, raíz de regaliz, hojas de menta piperita y frutos de anís verde. Se mezclan bien todos los componentes.

Preparación:

Una cucharada de postre de la mezcla por cada taza de agua. Hervir 6 a 10 minutos, dejar reposar y colar.

Dosis:

Tomar una taza al día, mejor por la noche, cuando ya no se vaya a salir de casa. Acompañar de la toma de tres vasos de agua, como mínimo.

Remedio para granos y forúnculos

Ingredientes:

100 g de harina de linaza, 100 g de harina de fenogreco (alholva) y tres cucharadas de hojas de malva trituradas.

Preparación:

Hervimos la mezcla durante tres minutos en un cazo con leche. Se formará una masa viscosa, blanquecina o amarillenta.

Dosis:

Una vez se ha enfriado, aplicas la masa con ayuda de una gasa sobre el área afectada, y lo lavas luego con agua de hamamelis.

Fórmula laxante rápida

Como regulador intestinal, es una fórmula mucilaginosa que favorece la evacuación diaria.

Ingredientes:

Semillas de lino y salvado de ispágula.

Preparación:

Se mezcla en el yogur o en el kéfir y se toma a media tarde.

Dosis:

Una dosis diaria, acompañada de mucha agua.

Cataplasma para ablandar y desinflamar los bronquios

Fórmula tradicional que recomiendan aún los herbolarios de más solera.

Ingredientes:

Harina de linaza (100 g), misma cantidad de harina de fenogreco, polvos de llantén mayor, malva y manzanilla, 10 g de cada.

Preparación:

De la mezcla, separas tres cucharadas soperas por cada vasito de leche. Lo pones a hervir a fuego lento, removiendo de vez en cuando, hasta que se forme una masa viscosa y homogénea. Se retira del fuego y se le añade una cucharadita de miel de tomillo. Se extiende la masa sobre un paño limpio, que doblamos cuidadosamente, para evitar que queden aberturas.

Dosis:

Se aplica el cataplasma en caliente sobre el pecho descubierto, hasta que se enfríe. Después puedes hacer una friega con esencia de mirto o eucalipto.

Otros usos del lino

El aceite de lino se emplea en cosmética, como dermoprotector y vulnerario. Forma parte de la formulación de diversos productos comerciales.

El aceite de lino se destina en industria a la fabricación de barnices, linóleos, recubrimientos de superficies, en resinas, y para la preparación de jabones, pinturas, tintes de imprenta y ungüentos. En veterinaria, el aceite de linaza se emplea como purgante eficaz para caballos y ovejas.

Y, por supuesto, los tallos de lino se utilizan aún para tejer telas de alta calidad, sobre todo en talleres artesanales. Se obtiene una fibra muy suave al tacto, resistente, y que no pierde calidad con el lavado. Las prendas de lino son muy recomendables en países de clima muy cálido, o para llevar en épocas de calor y humedad, pues no impiden la transpiración. 

Creado: 11 de enero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD