PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Bebés y niños

La dermatitis atópica afecta emocionalmente a los niños que la sufren

Los niños con dermatitis atópica tienen más problemas emocionales, psicológicos y sociales como consecuencia de los síntomas de este eccema crónico en la piel. Un estado que también afecta a los familiares.
Escrito por: Natalia Castejón

24/04/2018

Niño con problemas de dermatitis atópica

Es importante cuidar tanto la piel como la autoestima y el descanso de los niños con eccemas.

La dermatitis atópica, la enfermedad crónica de la piel más frecuente, caracterizada por un intenso picor o prurito y sequedad de la piel que se presenta como eccema y cursa en brotes, repercute a los más pequeños –se estima que entre un 5 y un 30% de la población pediátrica la padece– no solo físicamente, ya que puede afectar también a la salud emocional, psicológica y social de los niños que la padecen, y también de sus familiares. Esta ha sido la advertencia que ha expuesto la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) en la campaña organizada con motivo de la Semana Mundial de la Alergia, que tiene lugar del 22 al 28 de abril.

Son dos los estudios que hacen referencia a los problemas derivados de la dermatitis atópica que padecen los niños. Uno de ellos, publicado en la revista Annals of Allergy, Asthma & Immunology, ha expuesto que entre los efectos negativos de esta afección se encuentran los posibles trastornos de comportamiento, las alteraciones en el sueño y los problemas en la gestión de las emociones.

Muchas familias tienen sentimientos de ira, culpabilidad, desesperación o depresión al tener que cuidar a un hijo con dermatitis atópica

Y es que el prurito –síntoma más frecuente en la dermatitis atópica– es más intenso por las noches, lo que puede derivar en insomnio o un descanso insuficiente en los más pequeños. Esta situación, a su vez puede provocar irritabilidad, baja autoestima, ansiedad, aislamiento social e incluso bullying. Y es que, según la Dra. María Teresa Guerra, miembro de la SEICAP, los menores que tienen lesiones en la piel a consecuencia de esta afección suelen ser juzgados y discriminados por sus compañeros de colegio, además de padecer burlas e intimidaciones que incrementan la infelicidad y el riesgo de depresión y abandono escolar de los pequeños afectados.

Hiperactividad o falta de atención por la dermatitis atópica

El segundo estudio, publicado en la revista Allergology International, ha demostrado que existe una relación directa entre los síntomas que produce la dermatitis atópica en los niños con los problemas emocionales, de conducta, así como hiperactividad o falta de atención que desarrollan como consecuencia.

Pero estos problemas no solo los padecen los niños, sino que sus familias también se ven afectadas. A menudo, y según la Dra. Guerra, las personas que rodean al paciente suelen tener sentimientos de culpa, desesperación, ira o incluso depresión, derivados del cuidado diario del pequeño y del tratamiento con corticoides, que alteran la vida familiar. Hay que añadir que estos tratamientos suelen tener un alto coste que en los padres con menos recursos puede ser inasumible, dejando a un lado esta manera de luchar contra la dermatitis atópica.

En conclusión, es muy importante hacer hincapié tanto en el cuidado de la piel como en la autoestima y en el descanso de los niños con eccemas, para mejorar así la calidad de vida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD