PUBLICIDAD

La sordera de un único oído dificulta el aprendizaje de los niños

Hasta un 6% de los niños afectados por hipoacusia unilateral no están diagnosticados. Expertos de la SEORL-CCC explican los 10 síntomas más comunes para detectar la falta de audición en un solo oído.
Escrito por: Caridad Ruiz

06/03/2019

Niña con problemas de sordera de un único oído

Entre el 3 y el 6% de los niños sordos de un oído no están diagnosticados, lo que podría retrasar su desarrollo y aprendizaje. Este problema de salud infantil a menudo pasa inadvertido, ya que la hipoacusia unilateral (HU) no es fácil de detectar, sobre todo cuando la falta de audición ocurre después del nacimiento.

En la última guía de recomendaciones sobre el Diagnóstico y tratamiento precoz de la hipoacusia unilateral o asimétrica en la infancia de la Comisión para la Detección de la Hipoacusia (CODEPEH) se advierte que si los niños no reciben el tratamiento adecuado pueden tener secuelas en la adquisición del habla y del leguaje y en su desarrollo global, que afecta a su calidad de vida y a la de su familia. También es frecuente un bajo rendimiento académico. De hecho, entre el 12% y el 41% de los casos suele precisar apoyo, y del 12% al 35% tienen que repetir algún curso.

Entre el 12% y el 35% de los niños con problemas de audición en un oído tienen que repetir algún curso académico

Un estudio realizado por otorrinolaringólogos de Boston, publicado en Ear and hearing, afirma que los niños con hipoacusia unilateral tienen retrasos en la percepción del habla y una menor calidad de vida vinculadas a la audición.

Cómo detectar si tu hijo tiene problemas de audición en un oído

La Sociedad Española de Otorrinolarinlogía y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) ha elaborado un Decálogo de signos de sospecha de la hipoacusia unilateral en la infancia con el fin de detectar la falta de audición en uno de los dos oídos e iniciar cuanto antes el tratamiento. Entre esos síntomas se encuentra:

  1. El niño dirige siempre el mismo oído hacia la fuente de la que proceden los sonidos.
  2. No sabe determinar de dónde viene el sonido, la distancia, o el movimiento de los sonidos.
  3. Cuando alguien le llama en un ambiente ruidoso, mira a ambos lados porque no puede concretar de dónde procede la llamada.
  4. En la calle no localiza, por ejemplo, el ruido de un coche y tiene que verlo primero.
  5. En contextos ruidosos necesita leer los labios del interlocutor para saber qué le dicen.
  6. Tiene dificultad para comprender conversaciones en grupo.
  7. Si se le habla por la espalda no contesta, sobre todo en lugares ruidosos.
  8. Necesita un mayor esfuerzo para entender lo que se le explica en el colegio, y por eso a veces abandona la tarea.
  9. Está más cansado, precisamente por el esfuerzo que realiza.
  10. Su autoestima se encuentra baja y se siente aislado.

Según datos de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC, un 0,1% de los niños nace con problemas en uno de sus oídos. Esta proporción crece hasta el 0,27% en los menores de cinco años y asciende al 0,35% de los adolescentes. Según Mª José Lavilla, presidenta de esta comisión, los síntomas son más evidentes si el pequeño oía bien y por algún motivo deja de oír por un oído.

Entre los posibles causantes de la HU se encuentran malformaciones del nervio coclear o del oído interno, la infección congénita por citomegalovirus, meningitis y traumatismo del hueso temporal. Además, es frecuente que la causa que provoca la pérdida de audición en un oído condicione la pérdida del otro. Respecto al tratamiento, según la doctora Lavilla hoy existen los audífonos y los implantes cocleares de conducción de vía ósea, o los de oído medio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD