Una terapia celular puede evitar el rechazo de órganos trasplantados

Una nueva terapia celular desarrollada por investigadores del Hospital Gregorio Marañón de Madrid puede regular la respuesta del sistema inmune para evitar el rechazo de órganos trasplantados y prolongar su supervivencia.
Escrito por: Eva Salabert

21/07/2021

Terapia evita el rechazo de trasplantes

El trasplante de órganos permite salvar la vida de muchos pacientes con enfermedades cardíacas o insuficiencia renal o hepática, entre otros problemas de salud, pero los órganos trasplantados son rechazados por el sistema inmune al cabo de un tiempo –normalmente menos de 20 años– a pesar del uso de fármacos inmunosupresores, que además tienen efectos secundarios que afectan especialmente a los niños.

Por ello, los resultados preliminares de una nueva terapia celular con células thyTreg –células T reguladoras (Treg)– desarrollada por investigadores del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, que permite regular la respuesta del sistema inmune para que no rechace el nuevo órgano, abre una vía de esperanza para los pacientes que necesitan un trasplante. Estas células son capaces de controlar y reducir las respuestas inflamatorias inadecuadas para prevenir el rechazo inmunológico, y prolongar así la supervivencia del órgano trasplantado infefinidamente para mejorar la calidad de vida del paciente y su pronóstico.

Las células T reguladoras (Treg) pueden controlar y reducir las respuestas inflamatorias para prevenir el rechazo inmunológico y prolongar la supervivencia del órgano trasplantado

Los autores de la investigación han explicado que la técnica ya se está empleando con éxito en tres bebés a los que se ha realizado un trasplante de corazón. La primera en recibir la terapia ha sido Irene, una niña que nació con una cardiopatía congénita y que evoluciona favorablemente tras el trasplante y no ha mostrado ningún signo de rechazo al nuevo órgano, manteniendo además unos adecuado niveles de las células reguladoras, algo fundamental para evitar el rechazo.

“Aunque son resultados preliminares, son muy esperanzadores. Pensamos que puede abrir una nueva era en el manejo clínico del rechazo inmunológico. Gracias a esta terapia, esperamos que pueda tener su nuevo corazón durante muchos años", ha afirmado el doctor Rafael Correa Rocha, líder del Laboratorio de Inmuno-regulación del Marañón y uno de los responsables del proyecto, que ha sido respaldado por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y por su homóloga en Canadá.

Regular el sistema inmune para evitar el rechazo del trasplante

El Dr. Correa Rocha ha recordado en la rueda de prensa celebrada este martes que el órgano “tarde o temprano” es rechazado por las defensas del organismo –el sistema inmune– y, por ello, “la mayoría de órganos trasplantados dura menos de 20 años. Esto es una realidad que tienen que asumir los trasplantados y sus familias. Un trasplante no es para toda la vida”.

Los fármacos inmunosupresores “no son del todo eficaces previniendo el rechazo. Y los niños tratados tienen mayor incidencia de enfermedades autoinmunes o cáncer”

De hecho, y según ha explicado este experto, “la mitad de trasplantes de corazón en niños se pierden antes de los 15 años”. Para prevenir el rechazo se emplean fármacos inmunosupresores, pero tienen inconvenientes, ya que “no son del todo eficaces previniendo el rechazo. Y los niños tratados tienen mayor incidencia de enfermedades autoinmunes o cáncer”, asegura.

Además, ha destacado que “es la primera vez en el mundo que se ha desarrollado una terapia celular en niños trasplantados”, y que se han empleado por primera vez células obtenidas del tejido tímico para regular la respuesta del sistema inmunológico y evitar el rechazo.

Esta innovadora terapia “viene a ser como conseguir que el órgano trasplantado se mimetice con el sistema del receptor y deje de atacarlo"

Beatriz Domínguez-Gil, directora de la ONT, ha señalado que esta innovadora terapia “lo que promete es, sin duda, a lo que debemos aspirar y nuestra principal prioridad en el ámbito de trasplantes: la generación de tolerancia inmunológica”, y considera que puede tener una repercusión “impresionante”, ya que “viene a ser como conseguir que el órgano trasplantado se mimetice con el sistema del receptor y deje de atacarlo. También puede reducir las listas de espera al haber menos trasplantados que necesitan un nuevo trasplante”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD