PUBLICIDAD

El extracto de guanábana podría mejorar síntomas de la fibromialgia

El extracto de las hojas de guanábano, un árbol tropical con propiedades terapéuticas, podría ayudar a prevenir o reducir algunos síntomas de la fibromialgia como el dolor crónico, la depresión o la ansiedad.
Escrito por: Natalia Castejón

22/01/2019

Extracto de guanábana

Un grupo científicas del Departamento de Farmacología de la Universidad de Sevilla (US) ha descubierto que incluir en la dieta el extracto de las hojas de Annona muricata L., el árbol tropical que produce la fruta guanábana, podría ayudar a prevenir o disminuir algunos de los síntomas que afectan a los pacientes con fibromialgia.

La investigación, que se ha incluido en la revista Pharma Nutrition, ha analizado durante un mes a 60 ratonas con fibromialgia, que llevaron una dieta estándar y fueron divididas en seis grupos, a los cuales suministraron suplementos de extractos de la hoja de esta planta en cantidades diferentes. Después de ese tiempo se analizaron sus comportamientos.

Una vez probado el efecto del extracto de guanábana en ratones hembra, las investigadoras esperan poder ensayar con humanas si se dan los mismos resultados

Las conclusiones obtenidas fueron que las hembras que tomaron el resultado de la cocción de las hojas de Annona muricata L. como complemento de la dieta tenían menos dolor crónico relacionado con la fibromialgia, además de menos depresión y menos ansiedad, explica Ana María Quílez, una de las autoras del estudio.

Guanábana, un árbol propio de la región amazónica

Las hojas de este frutal son verde oscuro y brillantes, con una forma alargada y elíptica, y suelen medir entre cinco y 15 centímetros. El árbol que las produce puede medir entre cuatro y seis metros de altura y tiene sus raíces en las zonas tropicales de América, y especialmente en la región del Amazonas. Precisamente los habitantes que viven próximos a estos bosques ya solían utilizar estas hojas para tratar el dolor, la inflamación, la diabetes o las infecciones, y ya existen estudios y ensayos preclínicos que avalan estos usos terapéuticos.

Según explican las autoras, el siguiente paso que tienen pensado dar en la investigación es realizar un ensayo clínico con humanos, en el que sea posible averiguar si se obtienen los mismos resultados que en las ratonas, y conocer además cuál es la dosis segura y eficaz para los pacientes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD