Las mascarillas reducen hasta un 25% la transmisión del COVID-19

La mascarilla es una herramienta útil en la estrategia contra la expansión del SARS-CoV-2, causante del COVID-19, pues un estudio demuestra que si todos la llevan se reduce un 25% el riesgo de transmisión del virus.
Escrito por: Natalia Castejón

29/06/2021

COVID 25% menos contagios con mascarilla

La mascarilla ha sido uno de nuestros principales aliados durante la pandemia de coronavirus, y aunque su uso se va relajando cada vez más, y por ejemplo en España ya no es obligatorio llevarla en espacios abiertos –con algunas excepciones, como cuando no es posible mantener una distancia de seguridad de 1,5 metros entre no convivientes–, ha demostrado ser una herramienta eficaz para frenar la expansión del SARS-CoV-2, el virus responsable del COVID-19.

Así lo ha revelado un nuevo estudio realizado por miembros de la Universidad de Bristol, y de las de Oxford y Copenhague, ya que ha determinado que el uso de cubrebocas por toda la población reduce hasta en un 25% el riesgo de transmisión del coronavirus y, por tanto, de contagio. Los resultados han sido publicados en el servidor de preimpresión medRxiv.

“Las mascarillas tienen un fuerte impacto en la transmisión de COVID-19 en la población y siguen siendo una medida importante en nuestra respuesta contra la enfermedad”

Esto tiene sentido, ya que la vía más común por la que se transmite este virus es mediante los aerosoles generados al hablar, toser, estornudar, o simplemente respirar. Por lo que no es descabellado suponer que cuando se establecen una serie de barreras, como puede ser la de los materiales específicos con los que se elaboran las mascarillas, esto contribuya a que esas gotículas de saliva contaminadas no se diseminen ampliamente y contagien a los demás.

Las mascarillas siguen siendo importantes para frenar la pandemia

En este estudio se analizó el efecto de las mascarillas en la transmisión del SARS-CoV-2 en 20 millones de personas pertenecientes a 92 regiones de seis continentes distintos. Esto fue posible gracias a la técnica estadística llamada modelado bayesiano jerárquico. Los hallazgos indicaron que el uso generalizado de mascarillas ayuda a reducir la transmisión de COVID-19 en un 25%.

“En un momento en el que el uso de máscaras está disminuyendo y las normas que obligan a su uso se están eliminando, nuestra investigación confirma que las mascarillas de hecho tienen un fuerte impacto en la transmisión de COVID-19 en la población y siguen siendo una medida importante en nuestra respuesta contra la enfermedad”, ha explicado Laurence Aitchison, profesor de Aprendizaje Automático y Neurociencia Computacional en el Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Bristol y autor principal de la investigación.

Ante estos resultados y para demostrar que las mascarillas son eficaces los investigadores van a continuar analizando los efectos de las nuevas variantes del SARS-CoV-2 en el contagio con el uso de las mascarillas, además de determinar cuáles son las mejores mascarillas, si las quirúrgicas, las FFP2, FFP3, las elastoméricas o las KN94, todo ello con la finalidad de acabar de una vez por todas con la pandemia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD