Se deberá usar mascarilla en exterior cuando no haya 1,5m de distancia

La norma que flexibiliza el uso de mascarilla establece que no será obligatorio llevarla al aire libre, excepto cuando no se pueda guardar la distancia de seguridad, por lo que se debe tener siempre a mano. Conoce dónde seguirá siendo obligatoria.
Escrito por: Eva Salabert

24/06/2021

Mascarilla al aire libre siempre a mano

El sábado 26 de junio entra en vigor en España la nueva norma sobre el uso de mascarillas, que flexibiliza su empleo y permitirá que no sea obligatorio usarla al aire libre, sin embargo, cuando no sea posible mantener una distancia de seguridad de 1,5 metros con personas con las que no se conviva, como ocurre en calles concurridas, mientras se guarda una cola en un espacio reducido, o en un evento multitudinario, seguirá siendo obligatoria, por lo que habrá que llevar siempre una a mano por si se produce algún imprevisto.

Estos datos han sido ofrecidos por Carolina Darias, ministra de Sanidad, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que ha confirmado que la obligatoriedad del cubrebocas se mantendrá en interiores, en el transporte público, y en los exteriores cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad, aunque en los actos que se celebren al aire libre en los que los asistentes ocupen asientos separados por un mínimo de 1,5 metros también se podrá ir sin mascarilla.

La mascarilla tampoco será obligatoria para las personas que residan en centros sociosanitarios en los que más del 80% de los residentes tengan la pauta completa de vacunación

En concreto el texto indica que “cuando las personas se encuentren fuera de su domicilio, deberán disponer en todo momento de una mascarilla para uso personal por si así fuera requerido o en previsión de aglomeraciones o necesidad sobrevenida en espacios interiores o en transporte público”. Lo que no ha concretado la ministra es si salir de casa sin mascarilla será objeto de sanción.

Uso de mascarillas en medios de transportes

El uso de medios de locomoción para desplazarse al trabajo, en el día a día o de vacaciones, es una de las excepciones más claras dónde es necesario seguir usando mascarilla. En concreto, será obligatorio su uso en medios de transporte aéreo y marítimo, en autobús, ferrocarril y teleférico, así como en los andenes y estaciones de viajeros. También en el caso de los transportes públicos y de los transportes privados complementarios de viajeros, si los ocupantes de los vehículos de turismo no conviven en el mismo domicilio.

En el caso de los pasajeros de buques y embarcaciones, no será necesario el uso de mascarillas cuando las personas se encuentren dentro de su camarote o en espacios exteriores de la nave y se pueda mantener la distancia de seguridad de, al menos, 1,5 metros.

Cuándo debe usarse mascarilla en residencias

La nueva norma también eximirá del uso obligatorio de la mascarilla a las personas que residan en centros sociosanitarios en los que más del 80% de los residentes tengan la pauta completa de vacunación, que en la práctica incluye a todas las residencias de nuestro país porque casi todas las personas que viven en ellas ya están vacunadas contra el COVID-19. No obstante, los trabajadores de estos centros y los visitantes tendrán que seguir usándolas.

Los profesionales que trabajen en servicios esenciales (como un parque de bomberos) con el mismo nivel de inmunización del 80% tampoco estarán obligados a llevar cubrebocas.

En cuanto a los centros penitenciarios en los que haya movilidad de los internos, el uso de las mascarillas, tanto en exteriores como en espacios cerrados, se regirá por las normas específicas que determine la autoridad penitenciaria competente.

“La evolución de pandemia, con cifras positivas, nos llevan por el camino hacia la nueva normalidad, no solo en incidencia acumulada, sino especialmente en los datos de ocupación hospitalaria”

La flexibilización de la normativa ha sido justificada por la ministra basándose en la disminución de los contagios y el incremento de la población que ya ha recibido la vacuna. “Si miramos atrás, uno de los elementos que más hemos asociado a la pandemia es el uso obligatorio de la mascarilla, que es una prenda más con la que salimos de casa. Es una medida no farmacológica que ha sido tremendamente útil en el control de transmisión. Pero la evolución de pandemia, con cifras positivas, nos llevan por el camino hacia la nueva normalidad, no solo en incidencia acumulada, sino especialmente en los datos de ocupación hospitalaria, un indicador muy sensible. Todos ellos nos dicen que estamos en camino adecuado”, ha declarado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD