Un aguacate al día aumenta la microbiota y mejora la salud intestinal

Incluir en la dieta diaria un aguacate podría aumentar las bacterias intestinales beneficiosas, reducir los ácidos biliares y aumentar los ácidos grasos de cadena corta, todo ello relacionado con una mejor salud intestinal.
Escrito por: Natalia Castejón

22/12/2020

Aguacate, bueno para la salud intestinal

El aguacate se ha convertido en uno de los alimentos de moda, debido a su gran cantidad de beneficios para la salud. Además de ayudar a proteger al corazón, controlar el colesterol, prevenir la osteoporosis, retrasar el envejecimiento y mejorar los problemas de estreñimiento, ahora hay que añadir que tiene efectos positivos en la salud intestinal, pues entre otras cosas aumenta la cantidad de bacterias de la microbiota.

Esta ha sido la conclusión de un estudio realizado por miembros de la Universidad de Illinois (EE.UU.). La investigación, que se ha publicado en The Journal of Nutrition, se llevó a cabo gracias a un grupo de 163 adultos entre 25 y 45 años con sobrepeso u obesidad, que fueron divididos en dos grupos, uno de ellos recibió un aguacate en la dieta diaria. El análisis de la sangre, heces y orina duró 12 semanas.

Los que tomaron aguacate cada día consumieron un poco más de calorías, pero excretaron más grasa en sus heces

Los resultados mostraron que aquellos que habían comido aguacate todos los días tenían más cantidad de bacterias intestinales, que son capaces de descomponer mejor la fibra y de producir metabolitos –una molécula generada durante el proceso de conversión de los alimentos a energía, llamado metabolismo–.

Menos ácidos biliares y más ácidos grasos de cadena corta

“Los metabolitos microbianos son compuestos que los microbios producen y que influyen en la salud. El consumo de aguacate redujo los ácidos biliares y aumentó los ácidos grasos de cadena corta. Estos cambios se correlacionan con resultados beneficiosos para la salud”, ha explicado Sharon Thompson, autora principal de la investigación.

Otro de los hallazgos con los que se encontraron los autores indicaba que los participantes del grupo que tomaron esta fruta consumían un poco más de calorías que el otro, pero excretaba más grasa en sus heces. Esto, según han explicado, significaría que estaban absorbiendo menos energía de los alimentos ingeridos.

“Esto se debió probablemente a la reducción de los ácidos biliares, que son moléculas que nuestro sistema digestivo secreta y que nos permiten absorber la grasa. Encontramos que la cantidad de ácidos biliares en las heces era menor y la cantidad de grasa en las heces era mayor en el grupo del aguacate”, indica Hannah Holscher, otra de las autoras.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD