PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Hamamelis
El hamamelis favorece la circulación sanguínea y ayuda a tratar varices y hemorroides, pero también es una planta ideal para el cuidado de tu piel gracias a sus propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias e hidratantes.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Cómo se toma el hamamelis

Infusión de hamamelis

La hamamelis en polvo se puede consumir hasta dos gramos al día.

Los remedios con hamamelis ofrecen presentaciones muy variadas, y de ello puede dar fe cualquier herbolario. Toma nota de cómo puedes encontrar esta planta medicinal para su consumo:

  • Las hojas secas para infusión, generalmente asociadas a otras hierbas. Dos tazas al día.
  • La corteza en decocción, entre 30 a 50 g por litro, para dos tomas diarias.
  • Tintura alcohólica, unas 50 gotas diarias en tres dosis.
  • El extracto líquido en gotas para problema alérgicos.
  • En polvos, hasta dos gramos al día.
  • El extracto glicólico en forma de pomada o crema para las varices y las hemorroides, aplicada en masaje suave.
  • Pomadas para picaduras de insectos, dermatitis, eritemas, abrasamientos y quemaduras solares.
  • En forma de loción para sangrados posafeitado, llagas, magulladuras y arañazos.
  • La decocción para lavados de heridas y como cicatrizante.
  • Colutorios y gargarismos para tratar el sangrado de encías y las heridas en la lengua.
  • Colirios depurados para tratar conjuntivitis y blefaritis.
  • Agua destilada de hamamelis como limpiador cutáneo.
  • Compresas con agua de hamamelis o decocción de hamamelis para el cuidado facial.

Fórmulas herbarias con hamamelis

Te presentamos una breve selección de remedios de herbolario que incorporan este prodigioso árbol:

Fórmula con hamamelis para la gingivitis:

Ingredientes:
Ingredientes

Hamamelis, bistorta, lentisco, salvia y malva. Dos cucharadas soperas de la mezcla a partes iguales por ½ litro de agua.

Preparación:
Preparación

Lo hierves unos cinco minutos, dejas que se enfríe, y lo filtras con esmero.

Dosis:
Dosis

Lo repartes en tres vasos y lo aplicas en enjuague completo de boca, después de cada comida.

Tisana hemostática con hamamelis:

Para aliviar hemorroides sangrantes, menorragias, metrorragias, hemorragias nasales, etcétera:

Ingredientes:
Ingredientes

Hamamelis, salicaria, bolsa de pastor, ortiga, cola de caballo, ciprés, 20 g de cada.

Preparación:
Preparación

Infundes unos cinco g de la mezcla a partes iguales por vaso de agua.

Dosis:
Dosis

Tres vasos al día, en ayunas.

Fórmula con hamamelis para mejorar la circulación sanguínea:

Indicada para aliviar hemorroides, piernas pesadas, adormecimientos de manos y pies.

Ingredientes:
Ingredientes

Hamamelis, meliloto, ginkgo, vid roja y anís estrellado.

Preparación:
Preparación

Hierves dos cucharadas de la mezcla por medio litro de agua. Dejas en reposo, tapado, 10 minutos más, y lo cuelas. Le añades zumo de limón o de naranja para paliar el sabor muy amargo de la fórmula.

Dosis:
Dosis

Se trata de ir bebiendo a pequeñas dosis durante el día, también frío de nevera.

Baño de asiento con hamamelis para las varices:

Recomendable para el alivio de las varices en las piernas:

Ingredientes:
Ingredientes

Hamamelis, ginkgo, rusco y castaño de Indias. 15 g de cada planta por litro de agua.

Preparación:
Preparación

Lo hierves unos cinco minutos, dejas que se enfríe un poco, lo cuelas, y lo viertes en un barreño. Puede añadir, como apoyo, unas tres gotas de aceite esencial de romero o de salvia.

Aplicación:
Dosis

Se trata de darte un baño de pies y piernas, en agua templada. Puedes luego masajearte las piernas con agua de hamamelis fría.

Otros usos del hamamelis

Los extractos de hamamelis están presentes en cosmética en una gran variedad de productos, como pomadas, cremas, lociones, mascarillas faciales, jabones, champús, etcétera.

Precauciones de uso con el hamamelis

Por regla general, el hamamelis es una planta relativamente segura, si se toma o consume en las dosis adecuadas. Pero a causa de su elevado contenido en taninos, al menos por vía interna su consumo debe ajustarse a determinadas limitaciones, que te detallamos a continuación:

  • En caso de irritación gástrica o gastritis, gastralgias o dolor estomacal y de presencia de úlceras pépticas, síndrome de colon irritable…, debe ser consumida con mucha precaución y en dosis inferiores a las establecidas. Puede provocar irritación de la mucosa gástrica, por ello se recomienda asociarla a plantas mucilaginosas como el llantén, el malvavisco o la malva.
  • Utilizar con prudencia durante el embarazo y la lactancia.
  • En caso de insuficiencia hepática o renal, consultar con el médico, pero probablemente aconsejará evitarlo.
  • No compatibilizar con antidiarreicos de síntesis, ni con antihistamínicos.

Actualizado: 24 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD