PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Hamamelis
El hamamelis favorece la circulación sanguínea y ayuda a tratar varices y hemorroides, pero también es una planta ideal para el cuidado de tu piel gracias a sus propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias e hidratantes.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Beneficios del hamamelis para la salud

Mujer tomando una infusión de hamamelis

El hamamelis favorece la circulación y el retorno venoso.

Las hojas y la corteza del hamamelis se integran en numerosos remedios de herbolario para aliviar una gran variedad de trastornos venosos y dermatológicos, más por vía externa que por vía interna, que también. Las indicaciones terapéuticas principales de este árbol norteamericano quedan resumidas a continuación en estos 20 beneficios del hamamelis para la salud:

  • Los taninos y los flavonoides son responsables de la potente acción venotónica del hamamelis. Se ha demostrado que aumenta la elasticidad de las venas y la resistencia de los capilares, y que produce una cierta disminución de la permeabilidad de los vasos sanguíneos. Se ha revelado como un apoyo válido para el tratamiento de los trastornos por insuficiencia venosa y mala circulación sanguínea, a lo cual suma su clara acción astringente y hemostática. Se destina a aliviar problemas de venas varicosas, flebitis, edemas y hemorroides, tanto en remedios por vía interna como externa.
  • Favorece la circulación y el retorno venoso, y se ha mostrado eficaz para aliviar los diversos síntomas de insuficiencia venosa, como el adormecimiento de dedos y manos, los cosquilleos, los calambres y la sensación de piernas pesadas.
  • Por vía interna, se emplea como un antidiarreico suave en presencia de cólicos y otros desajustes digestivos con diarreas puntuales.
  • Se comporta como un diurético eficaz, para ayudar a incrementar el flujo de la orina y favorecer la eliminación de toxinas, aunque en tal caso se suele combinar con otras hierbas claramente diuréticas como el arándano o el abedul.
     
    Varices
     
  • La gran riqueza en taninos del hamamelis explica también su uso principal como hemostático, antihemorrágico y cicatrizante, para la cura de heridas con o sin sangrado, en hemorragias posafeitado y en hemorragias nasales, pero también en llagas y úlceras de la piel.
  • Se ha indicado muy especialmente en el tratamiento de los eritemas o enrojecimiento de la piel por dilatación de los vasos sanguíneos, provocados muchas veces por procesos alérgicos, por infecciones bacterianas, por quemaduras solares o por dermatitis persistentes.
  • Tiene un poder restaurativo y antiinflamatorio sobre la piel dañada en heridas, cortes, escaldaduras y en quemaduras solares por la exposición excesiva a los rayos UVA. Mejora la hidratación de la capa córnea o externa de la epidermis y favorece la restauración celular.
  • Combate la inflamación provocada por la picadura de insectos y previene la posible infección.
  • Se comporta como depurativo y desintoxicante. Se destina a favorecer la eliminación de impurezas de la piel, como granos, acné juvenil, espinillas, forúnculos, etcétera.
     
    Crema de hamamelis
     
  • Mitiga los síntomas de una reacción alérgica o una intoxicación alimentaria, como son urticarias, rinitis alérgica y conjuntivitis.
  • Se le atribuye una ligera acción antioxidante por la presencia de flavonoides, que ayudaría a fortalecer la resistencia del organismo contra el ataque de los radicales libres.
  • Se ha destinado al tratamiento de la dermatitis atópica, lo que se conoce de forma genérica como eccemas, pero los resultados no han sido muy satisfactorios.
  • Es un planta netamente oftalmológica, indicada, en efecto, para el alivio de conjuntivitis agudas, irritaciones oculares, inflamaciones de los párpados o blefaritis y orzuelos.
     
    Digestión
     
  • Se ha destinado con éxito relativo al tratamiento de infecciones virales por herpes simple.
  • Se ha usado también en el tratamiento de apoyo de la psoriasis, de nuevo con resultados tímidos.
  • La decocción de hamamelis, asociada a otras plantas astringentes, antiinflamatorias y mucolíticas, se ha empleado en caso de anginas, faringitis y laringitis, en forma de gargarismos.
  • Se utiliza también en determinados problemas ginecológicos por su actividad bactericida y astringente, como es el caso de menorragias, dismenorreas y de irritaciones e infecciones vulvovaginales.
  • En forma de colutorio o enjuague, se ha usado también para tratar sangrados bucales, en encías sangrantes y heridas en la lengua.
  • El hamamelis está presente también en tratamientos homeopáticos.
  • El agua de hamamelis se usa además como un tónico y limpiador de la piel tras el uso de otros tratamientos antimicrobianos y antiinflamatorios.

Actualizado: 22 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD