Compuestos del lúpulo prometedores para tratar la esteatosis hepática

Dos compuestos del lúpulo –empleado en la elaboración de cerveza–, el xantohumol y tetrahidroxanthohumol, son capaces de mitigar la acumulación de grasa en el hígado por la ingesta de alimentos que deriva en esteatosis hepática.
Escrito por: Natalia Castejón

17/06/2021

Lúpulo: eficaz contra el hígado graso

El consumo de alcohol se ha relacionado con problemas hepáticos, como la esteatosis hepática o hígado graso, sin embargo, el 25% de los casos de esta enfermedad no tienen que ver con este mal hábito, sino que puede estar derivada de la resistencia a la insulina, obesidad o una mala alimentación rica en grasas. Ahora, un estudio realizado en ratones ha demostrado que dos compuestos del lúpulo podrían ayudar a que esta grasa no se acumule en el hígado, evitando así el desarrollo y aparición de esta patología hepática.

El lúpulo es una planta con la que se elabora la cerveza y que se usa como saborizante de alimentos o parte de medicamentos. La investigación, publicada en eLife, han encontrado que dos de sus compuestos el xantohumol y tetrahidroxanthohumol, pueden ayudar a que no se acumule la grasa en el hígado, por lo que se reduce considerablemente el riesgo de hígado graso.

El tetrahidroxanthohumol frenó el aumento de peso y ayudó a estabilizar los niveles de azúcar en sangre, dos factores que evitan la acumulación de grasa en el hígado

En la investigación, realizada por investigadores del Oregon State University (EE.UU.), se dividió a 60 ratones en cinco grupos en los que fueron sometidos a dietas bajas en grasas, altas en grasas, altas en grasas complementadas con xantohumol, altas en grasas con más cantidades de xantohumol y dieta alta en grasas con tetrahidroxanthohumol.

Tetrahidroxanthohumol frena el aumento de peso y controla la glucosa

Los hallazgos encontrados mostraban que el tetrahidroxanthohumol frenó el aumento de peso relacionado con una dieta alta en grasas y participó activamente en la estabilización de los niveles de azúcar en sangre, dos de los factores que evitan la acumulación de grasa en el hígado.

“Demostramos que tetrahidroxanthohumol fue muy eficaz para suprimir el desarrollo y la progresión de la esteatosis hepática causada por la dieta. El tetrahidroxanthohumol pareció ser más eficaz que xantohumol quizás porque se pueden acumular niveles significativamente más altos de tetrahidroxanthohumol en el hígado, pero xantohumol también puede retrasar la progresión de la enfermedad, en la dosis más alta”, explica Adrian Gombart, director del estudio.

Esto se debe a que detrás de la efectividad de los compuestos del lúpulo está involucrada una proteína receptora nuclear, llamada PPARγ, que controla la expresión génica, el metabolismo de la glucosa y el almacenamiento de los ácidos grasos. Además, los genes que activa fomentan la creación de células grasas a partir de las células madre.

“El tetrahidroxanthohumol pareció ser más eficaz que xantohumol quizás porque se pueden acumular niveles significativamente más altos de tetrahidroxanthohumol en el hígado”

Tal y como explica Gombart, el PPARg activado en el hígado estimula la acumulación de lípidos y los datos del estudio sugieren que el xantohumol y el tetrahidroxanthohumol son capaces de bloquear esta activación, reduciendo en gran medida la expresión de los genes que promueven el almacenamiento de grasas en el hígado.

“Estos hallazgos son consistentes con estudios que muestran que los agonistas de PPARγ más débiles son más efectivos en el tratamiento de la esteatosis hepática que los agonistas fuertes. En otras palabras, una menor activación de PPARγ en el hígado puede ser beneficiosa”, expone Adrian.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD