El CSIC crea un nanomaterial que elimina el SARS-CoV-2 en superficies

El CSIC desarrolla un nanomaterial, que puede aplicarse en mascarillas, tejidos y superficies de transporte público, eficaz para inhibir las proteínas del SARS-CoV-2 cuando entran en contacto, lo que bloquea su propagación.
Escrito por: Natalia Castejón

15/02/2021

Nuevo material elimina el SARS-CoV-2

Varios meses después de que un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) empezase a investigar materiales capaces de inactivar el SARS-CoV-2, lo han conseguido. Los expertos han creado un nuevo nanomaterial que desactiva el SARS-CoV-2, virus responsable del COVID-19, evitando su propagación. El material, que ya ha sido patentado, está basado en nanopartículas de cobre de muy pequeño tamaño con una alta actividad biológica.

Este nuevo nanomaterial se ha probado con efectividad en recubrimientos de mascarillas quirúrgicas, en tejidos de protección de uso hospitalario, y en recubrimiento de superficies de contacto, como son las barandillas o pomos en el transporte público. Los investigadores están estudiando su desarrollo industrial para poder llevarlo al mercado.

“Esta nueva tecnología consiste en unas nanopartículas que interaccionan sobre las proteínas del coronavirus modificándolas a través de un mecanismo de oxidación y bloqueando su capacidad para infectar las células humanas”, ha explicado José Miguel Palomo, investigador al frente del grupo de Química biológica y Biocatálisis del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del CSIC (ICP-CSIC), líder en el proceso de desarrollo.

Este nuevo material eficaz contra el SARS-CoV-2 podría utilizarse para fabricar mascarillas quirúrgicas, batas médicas o recubrir pomos o barandillas

Se usará en mascarillas y recubrimiento de zonas de contacto

Las nanopartículas de cobre son muy eficientes inhibiendo las proteínas funcionales del SARS-CoV-2, especialmente la proteasa 3CLpro, que interviene en el proceso de replicación del virus, y la proteína spike, que es la que permite la entrada del virus en las células humanas. La elevada eficacia viricida demostrada por este nanomaterial se debe a que el componente activo son nanopartículas de cobre de muy pequeño tamaño, lo que incrementa la eficiencia, y a que está formada por especies de cobre con un único estado de oxidación, lo cual le dota de una alta actividad biológica, no observada hasta el momento con otros compuestos, según exponen.

Nuevo material elimina el SARS-CoV-2
Foto: CSIC

Nuevo material que elimina el SARS-CoV-2

De momento, este material ha demostrado eficacia cuando ha sido usado como recubrimientos de mascarillas quirúrgicas homologadas de polipropileno, en tela de algodón en batas médicas y en algunos materiales metálicos –acero y hierro–. Esto podría ser de gran utilidad, por ejemplo, para crear nuevas mascarillas que inactivan directamente el virus cuando entran en contacto, evitando su filtración, batas que protegen al personal sanitario o para recubrir zonas de frecuente contacto, como pomos de las puertas o barandillas, especialmente en zonas concurridas como el transporte público.

Otra de las ventajas de este nanomaterial es que es extremadamente estable, conserva su estabilidad incluso a temperaturas muy elevadas (más de 80ºC), lo que asegura su utilización a temperaturas de hasta 50-60ºC con extrema fiabilidad, por ejemplo, en la reutilización de mascarillas. Además, frente a otros metales descritos como antimicrobianos, como la plata, el cobre es más barato y eficaz en un conjunto más amplio de condiciones, e incluso se ve reforzado por condiciones que reducen la eficacia de la plata.

Si bien la plata se comporta bien en condiciones cálidas y húmedas, su eficacia disminuye junto con la temperatura ambiente. El cobre, por otro lado, mantiene su eficacia en un rango de temperatura y humedad. Junto con esto la toxicidad de la plata es 65 veces mayor que la del cobre, según la Agencia de Protección Medioambiental (EPA).

Fuente: CSIC

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD