Tomar un vaso al día de horchata mejora la microbiota intestinal

Tomar un vaso grande de horchata sin pasteurizar, con su almidón, y sin que tenga azúcar añadido, durante tres días podría ayudar a mejorar la microbiota intestinal humana, según la evidencia científica recopilada por el CSIC.
Escrito por: Natalia Castejón

05/05/2022

Horchata mejora la microbiota intestinal

Llega el buen tiempo y apetece un buen vaso de horchata de chufa fresca, no hay verano sin uno. Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que además de estar rica y refrescante, tomar 300 ml de horchata natural durante tres días podría mejorar la microbiota intestinal, aumentando la salud digestiva y la salud en general.

PUBLICIDAD

Los miembros del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) del CSIC, autores de la investigación, han sido claros, no vale cualquier horchata, debe ser de chufa, sin pasteurizar, con todo su almidón y sin tener azúcar añadido, quedan descartadas entonces muchas opciones de supermercado.

El estudio, publicado en la revista Nutrients, ha sido llevado a cabo en pruebas hechas a 35 adultos voluntarios que tomaron un vaso grande –unos 300 ml– de horchata de chufa con las anteriores características una vez al día durante tres días, y se analizó su microbiota intestinal antes y después mediante pruebas en sus heces.

Patrones microbianos más saludables

La horchata es una bebida tradicional rica en almidón resistente, ácido oléico y con buenos niveles de antioxidantes, concretamente polifenoles. Estas propiedades hacen que mejore la microbiota intestinal, pues las pruebas de secuenciación de ADN microbiano mostraron en un principio tres perfiles de microorganismos, los cuales cambiaron tras la ingesta de esta bebida.

PUBLICIDAD

Concretamente, mejoraron las bacterias beneficiosas y precursoras de butirato, una sustancia con grandes beneficios para el intestino y el sistema inmune. Además, observaron un aumento de bacterias como la Akkermansia, relacionada con la pérdida de peso, Christenellaceae y Clostridiales, Faecalibacterium, asociada al control de la glucosa, Bifidobacterium y Lachnospira, que se encuentran de manera natural en el sistema digestivo de las personas pero que mejoraron su perfil tras la ingesta de horchata de chufa.

En tan solo tres días la microbiota intestinal cambió hacia un patrón más saludable, como ocurre en el caso de la dieta mediterránea o vegetariana

“En solo 3 días, las poblaciones bacterianas de todos los voluntarios cambiaron hacia patrones microbianos más saludables, similares a los que promueve la dieta mediterránea o vegetariana”, ha aclarado Gaspar Pérez, investigador principal del estudio.

PUBLICIDAD

Hace algunos años, en el 2017, otra investigación del IATA-CSIC encontró que la horchata natural sin pasteurizar tenía mayor número de nutrientes, después llevaron a cabo un trabajo en el que analizaban los cambios en la microbiota intestinal tras el consumo de nueces y ahora han querido ver otras características de la bebida típica de Valencia para poder establecer sus beneficios y llegar a conclusiones más concretas.

Los investigadores destacan que el sistema digestivo agrupa el mayor número de conexiones nerviosas del cuerpo, después del cerebro, además del 70% de las células inmunitarias con las que cuenta el organismo para defenderse. “En nuestro estudio hemos visto que la horchata natural sin azúcar estimula la proliferación de bacterias beneficiosas que ayudan a mantener un correcto funcionamiento digestivo. Así, su consumo puede mejorar la salud digestiva y el estado general de salud”, concluye Gaspar Pérez.

Actualizado: 5 de mayo de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD