Los bebés contagian más el COVID-19 en el hogar que los adolescentes

Aunque los bebés y los niños pequeños tienen menos probabilidades de contagiarse del COVID-19 que otros grupos de edad, un estudio apunta que podrían transmitir más el virus entre la familia dentro de casa que los adolescentes.
Escrito por: Natalia Castejón

19/08/2021

Mujer con una mascarilla cuidando de su bebé

Los niños no están considerados como un grupo de riesgo del COVID-19, sin embargo, hubo un momento en el que se les catalogó como supercontagiadores, algo que se ha demostrado que no era cierto. Ahora, un estudio canadiense ha encontrado que los bebés y niños pequeños podrían contagiar más que los adolescentes dentro de casa, en el entorno familiar.

Pero antes de alarmarse, hay que saber que tiene una explicación lógica, y es que el comportamiento de ambos grupos es lo que marca la diferencia. Mientras que los bebés y niños requieren mucha atención y no pueden ser aislados, los adolescentes son más independientes y se pueden autoconfinar en una habitación sin problema.

Los bebés son más proclives a contagiar porque requieren atención constante de un adulto y no pueden ser aislados, mientras que los adolescentes son más independientes

Los jóvenes tienden a pasar más tiempo fuera de casa, a estar con más grupos de personas con las que no suelen mantener las distancias e incluso comparten bebidas, algo que aumenta el riesgo de contraer el virus y luego llevarlo a sus casas. No obstante, aunque esto no ocurre en el caso de los pequeños, que tienen menos interacción social, también tienen peligro al llevarse cualquier objeto a la boca y, según el estudio, una vez contagiados es más fácil que lo transmitan por el estrecho contacto físico con el resto de convivientes.

La investigación que ha llegado a estas conclusiones ha sido realizada por miembros de la Public Health Ontario (Canadá) y se ha basado en los registros de casos de COVID-19 y pruebas positivas de la enfermedad en Ontario entre el 1 de junio y el 31 de diciembre de 2020. Concretamente, se analizaron 6.280 hogares en los que la primera persona que se contagió tenía menos de 18 años y se buscaron segundos casos entre los convivientes en las dos semanas siguientes.

Las probabilidades de contagio por parte de los niños aumenta un 40%

Los resultados, que se han publicado en la revista JAMA Pediatrics, indicaron que a pesar de que en la mayoría de los casos la cadena de transmisión se frenó con el niño contagiado, en el 27,3% de los hogares analizados también se infectó algún otro miembro. Los adolescentes –entre 14 y 17 años– fueron los responsables del 38% de los casos y aunque los menores de 3 años solo causaron el 12% de los contagios en casa las probabilidades de transmisión eran un 40% más altas por parte de los pequeños.

No se conoce a ciencia cierta el porqué de este aumento de las probabilidades de contagio, pero no descartan que se pueda deber a que los niños cuenten con niveles más altos de virus que los adolescentes. Es más, estudios anteriores indicaron que los menores podrían ser portadores de cantidades del SARS-CoV-2 similares o superiores a la de los adultos.

Todo ello recalca la importancia de que los más jóvenes –por ahora los niños mayores de 12 años– estén vacunadas y sigan manteniendo las medidas de prevención habituales, como el frecuente lavado de manos, distancia social y uso de mascarilla, para ayudar a frenar la propagación del virus.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD