PUBLICIDAD

Las nueces pueden ayudar a reducir el colesterol y los triglicéridos

Los niveles de ácidos grasos alfa-linolénico y linoleico de las nueces podrían ayudar a reducir los niveles de colesterol total y triglicéridos si se toman de manera habitual, según expone un nuevo estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

06/08/2018

Nueces

Las nueces son uno de los frutos secos a los que se le han atribuido más propiedades saludables, desde ayudar a ralentizar el cáncer de colon hasta mejorar la calidad del esperma. Ahora, un nuevo estudio realizado por miembros del Ciberobn de la Universidad Rovira i Virgili (España), en colaboración con la Universidad de Harvard (EE.UU.), ha expuesto que las nueces también ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos.

La investigación, publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrition, ha sido realizada mediante una revisión de 26 estudios nutricionales –que han incluido a una muestra total de 1.059 personas–, y cuyo objetivo era conocer cómo afectaba el consumo de nueces a la salud.

Los esteroles vegetales, los polifenoles y los ácidos grasos alfa-linolénico y linolénico de las nueces podrían ser los causantes de sus beneficios cardiovasculares

Los resultados dejaron ver que los participantes que habían tomado dietas enriquecidas con nueces habían experimentado una reducción de 6,99mg/dL del colesterol total, 5,51mg/dL del colesterol LDL (colesterol malo), y 4,69mg/dL de los triglicéridos, en comparación con un grupo de control. También encontraron que la ingesta regular de este alimento podía mejorar algunos de los factores de riesgo cardiovascular, como la inflamación, la resistencia a la insulina, o la presión arterial.

El consumo de nueces no afectó al peso ni a la presión arterial

Los autores de la investigación también observaron que todas estas mejoras se producían sin causar variaciones en el peso de los participantes ni en su presión arterial, en comparación con los individuos que actuaron como control, a pesar de que, según explican, este tipo de frutos secos tienen una alta densidad energética, por su contenido en ácidos grasos alfa-linolénico y linolénico, por lo que siempre se ha considerado que engordaban.

Precisamente esos ácidos grasos –que contienen unos niveles altos de esteroles vegetales y polifenoles– parecen ser los causantes de los beneficios cardiovasculares observados, aunque esto es una mera hipótesis de los autores, pues no se ha podido conocer de forma exacta cuál es el mecanismo por el cual las nueces mejoran el perfil lipídico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD