Los alimentos ricos en flavonoides podrían mejorar la presión arterial

Incluir en la dieta habitual alimentos que contienen grandes cantidades de flavonoides, como manzanas, bayas o peras, podría provocar cambios en el microbioma intestinal que ayudarían a mejorar la presión arterial.
Escrito por: Natalia Castejón

24/08/2021

Alimentos ricos en flavonoides

Los flavonoides son unos antioxidantes que se encuentran de manera natural en las verduras, frutas y alimentos de origen vegetal como pueden ser el chocolate, el o el vino, y son varios los estudios que han indicado que tienen efectos beneficiosos para la salud. El último de ellos expone que también podrían tener un efecto positivo en los niveles de presión arterial, mediante cambios en el microbioma intestinal.

La investigación ha sido llevada a cabo por un grupo de expertos de la Queen’s University (Irlanda) y ha incluido a 904 individuos de entre 25 y 82 años a los que se les evaluaron la dieta, el microbioma intestinal y los niveles de presión arterial tras un ayuno nocturno. El principal objetivo de este estudio fue conocer el papel del microbioma intestinal en relación a la presión arterial, pues estudios anteriores habían encontrado un vínculo entre los microorganismos del tracto digestivo y las enfermedades cardiovasculares.

Comer 80 g de bayas al día –el equivalente a una taza– podría reducir 4,1 mmHg los niveles de presión arterial sistólica

Los resultados, publicados en la revista Hypertension, y obtenidos tras evaluar el microbioma intestinal mediante ADN bacteriano fecal a partir de muestras de heces, indicaron que los participantes que tuvieron la mayor ingesta de alimentos ricos en flavonoides –incluidas las manzanas, las bayas o las peras–, así como el vino tinto, tenían los niveles más bajos de presión arterial sistólica, además de un microbioma intestinal con mayor diversidad de microbios, en comparación con los que no tomaban este tipo de alimentos en su dieta diaria.

El vino puede reducir la presión arterial, pero no se recomienda

Otro de los hallazgos indicó que comer 1,6 porciones de bayas al día, correspondiente a 80 g o una taza, repercutía positivamente reduciendo 4,1 mmHg los niveles de presión arterial sistólica; el 12% de esta asociación se vinculó a factores del microbioma intestinal. En cuanto al vino, se observó que tomar 2,8 vasos de vino tinto a la semana reducía 3,7 mmHg la presión arterial sistólica, aunque la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda no beber bebidas alcohólicas.

“Nuestros hallazgos indican que los ensayos futuros deberían considerar a los participantes según el perfil metabólico para estudiar con mayor precisión las funciones del metabolismo y el microbioma intestinal en la regulación de los efectos de los flavonoides en la presión arterial, Una mejor comprensión de la variabilidad altamente individual del metabolismo de los flavonoides podría explicar muy bien por qué algunas personas tienen mayores beneficios de protección cardiovascular de los alimentos ricos en flavonoides que otras”, explica Aedín Cassidy, investigador principal.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD