PUBLICIDAD

Tomar aceite de oliva en vez de girasol aporta mayor esperanza de vida

Incluir aceite de oliva o de pescado en la alimentación diaria puede ayudar a aumentar la esperanza de vida en comparación con la ingesta de aceite de girasol, según ha demostrado un estudio con ratas.
Escrito por: Natalia Castejón

12/07/2019

Mujer utilizando el aceite de oliva para freír

Son muchos los beneficios demostrados por la ingesta de aceite de oliva virgen, y a ellos se suman ahora los resultados de un estudio realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Granada (UGR) que indican que este tipo de grasa, al igual que el consumo de aceite de pescado, podría ayudar a aumentar la esperanza de vida, según los ensayos realizados en ratas.

El trabajo, que ha durado 25 años y ha sido publicado en The Journals of Gerontology, Series A: Biological Sciences, analizó los años de media que vivieron los ejemplares, el máximo de años que lograron cumplir, y las causas de la muerte, de tres grupos de ratas, teniendo en cuenta si habían sido alimentadas con aceite de oliva virgen (ácidos grasos omega 9), aceite de pescado (omega 3), o aceite de girasol (omega 6).

Aceite de oliva versus aceite de girasol

Tras más de dos décadas de análisis de la curva de supervivencia –con la que se evalúa el ritmo al que los roedores fallecían de manera natural– se comprobó que las ratas que habían tenido una dieta basada en el aceite de oliva tuvieron una vida más larga de media en comparación con las que tomaron el de girasol. Respecto al aceite de pescado –que no era de uso culinario, sino el que se encuentra en los peces o en suplementos alimenticios– se asoció con menos esperanza de vida que el de oliva, pero más que el de girasol.

Las ratas con una dieta basada en el aceite de oliva tuvieron una vida más larga de media en comparación con las que tomaron el aceite de girasol

Las muertes de las ratas del estudio no se diferenciaron mucho entre los tres grupos; según la publicación la necropsia reveló que el 50% de las muertes se debieron al cáncer, el 30% a enfermedades cardiovasculares, y entre el 12% y el 20% a alguna infección o inflamación. Los investigadores creen que elegir uno u otro aceite para la alimentación diaria no variaría la causa de la muerte, pero sí aceleraría la aparición de estas enfermedades mortales.

La coenzima Q10 mejoró el resultado del aceite de girasol

En el estudio se procedió a conocer cuál era el resultado anterior si se añadía en las dietas coenzima Q10, y encontraron que añadir estos suplementos a la dieta de las ratas que ingerían aceite de girasol conseguía que se igualase la supervivencia con la de los grupos de aceite de oliva y de pescado, mientras que en estos dos últimos grupos no se encontró ninguna mejora como consecuencia de esta suplementación.

Alfonso Varela, uno de los investigadores subrayó la importancia de que estos suplementos antioxidantes de Q10 solo se utilicen en situaciones concretas, como las relacionadas con dietas deficientes, o determinadas enfermedades, pues parece ser que no tienen ningún efecto en individuos sanos con una buena alimentación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD