Tomar aguacate ayuda a distribuir mejor la grasa abdominal en mujeres

Incluir en la dieta diaria un aguacate podría ayudar a que las mujeres reduzcan sus niveles de grasa abdominal visceral más profunda y se redistribuya su grasa subcutánea, algo que mejora la salud metabólica.
Escrito por: Natalia Castejón

08/09/2021

Aguacate reduce la grasa en mujeres

El aguacate sigue de moda, pero además de estar delicioso y quedar muy bien en tus fotos de Instagram, también podría tener grandes beneficios para la salud de las mujeres. Su última ventaja, descubierta por investigadores de la University of Illinois Urbana-Champaign (EE.UU.), indica que tomar una de estas piezas de fruta cada día podría ayudar a reducir la grasa abdominal visceral más profunda de las mujeres, además de redistribuir la grasa subcutánea.

En el ensayo que lo ha demostrado, publicado en el Journal of Nutrition, participaron 105 adultos con sobrepeso y obesidad a los que se les analizó el tipo de dieta durante 12 semanas y se relacionó con sus niveles de grasa abdominal y tolerancia a la glucosa antes y después del estudio. El objetivo era comprender el efecto que tiene el consumo del aguacate en la manera en la que el cuerpo almacena la grasa corporal.

Las personas con una mayor proporción de grasa visceral más profunda, la que rodea a los órganos, tienden a tener un mayor riesgo de desarrollar diabetes

“En el abdomen hay dos tipos de grasa: la grasa que se acumula justo debajo de la piel, llamada grasa subcutánea, y la grasa que se acumula más profundamente en el abdomen, conocida como grasa visceral, que rodea los órganos internos. Las personas con una mayor proporción de esa grasa visceral más profunda tienden a tener un mayor riesgo de desarrollar diabetes. Así que estábamos interesados ​​en determinar si la proporción de grasa subcutánea visceral cambiaba con el consumo de aguacate”, ha aclarado Naiman Khan, director del estudio.

Los aguacates promueven la redistribución de las grasas

Los resultados mostraron que las mujeres que tomaron un aguacate fresco en sus comidas diarias tenían niveles más bajos de grasa abdominal visceral más profunda, que es la más complicada de alcanzar y la de mayor riesgo. Además, se encontró una reducción en la proporción de grasa visceral a grasa subcutánea, lo que supone una redistribución de esta materia lipídica. Lo que no se observó fueron mejoras en la tolerancia a la glucosa ni ningún efecto en los hombres.

Este estudio demuestra que se puede modular la distribución de las grasas en el cuerpo mediante las intervenciones dietéticas. Sin embargo, que solo se haya observado el beneficio en las mujeres supone un desafío para los investigadores, que pretenden seguir estudiando cómo los aguacates afectan a la salud intestinal y física, para comprender mejor los efectos metabólicos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD