Tres tazas de café al día reducen el riesgo de cardiopatías e ictus

Las personas que toman hasta tres tazas de café al día podrían beneficiarse de una reducción en el riesgo de accidente cerebrovascular y menos probabilidades de fallecer por enfermedades cardiovasculares.
Escrito por: Natalia Castejón

30/08/2021

Mujer tomando una taza de café

El café con moderación ha demostrado tener diversos beneficios para la salud. La última prueba de ello es un estudio dado a conocer en el Congreso de la European Society of Cardiology 2021, que indica que tomar hasta tres tazas de esta bebida con cafeína al día podría reducir el riesgo de accidente cerebrovascular y de morir por enfermedades cardiacas.

La investigación se ha centrado en conocer cómo afecta el consumo del café al riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular, como un ictus, o en la muerte por todas las causas. Para ello se contó con 468.629 participantes de Reino Unido con 56,2 años de media que estaban sanos al ser seleccionados y que bebían café instantáneo (55%), café filtrado o molido (23%), descafeinado (20%) u otros tipos de café (2%).

El café filtrado redujo el riesgo de mortalidad por todas las causas, por enfermedades cardiovasculares y las probabilidades de accidente cerebrovascular

Los resultados indicaron que el consumo regular de café no conlleva riesgos, “incluso una ingesta diaria alta no se asoció con resultados cardiovasculares adversos y mortalidad por todas las causas después de un seguimiento de 10 a 15 años. Además, de media a 3 tazas de café al día se asoció de forma independiente con menores riesgos de accidente cerebrovascular, muerte por enfermedad cardiovascular y muerte por cualquier causa”, explica la Dra. Judit Simon, autora principal de la investigación.

Hasta un 21% menos de riesgo de accidente cerebrovascular

Concretamente se observó que los participantes que tomaban café de manera leve a moderada –0,5 a 3 tazas al día– tenían un 12% menos de riesgo de fallecer por cualquier causa, un 17% menos de probabilidades de fallecer por una enfermedad cardiovascular y hasta un 21% menos de riesgo de tener un accidente cerebrovascular incidente, en comparación con los que no incluían esta bebida en su dieta.

En función del tipo de café tomado, los hallazgos indicaron que el café instantáneo reducía el riesgo de mortalidad por todas las causas, pero no se asoció a menos muertes por enfermedades cardiovasculares o accidentes cerebrovasculares. El café filtrado tuvo un menor riesgo en las tres variables estudiadas y el descafeinado redujo el riesgo de morir por todas las causas y por enfermedad cardiovascular.

El corazón de las personas que tomaban café a diario tenía un volumen mayor y una mejor funcionalidad que los que no ingerían esta bebida

De todos las personas del estudio, 30.650 de ellos fueron sometidos a una resonancia magnética cardiaca para analizar la estructura y función del corazón y relacionarlo con el consumo de café durante un periodo de 11 años. Los resultados mostraron que los consumidores diarios de café tenían volúmenes telesiastólicos y telediastólicos del ventrículo izquierdo y derecho del corazón más altos y una mayor masa ventricular izquierda, además de un mejor funcionamiento, en comparación con los que no tomaban esta bebida de manera habitual, explica la Dra. Simon.

Aunque se necesitan realizar más estudios que permitan conocer los mecanismos subyacentes de esta asociación, la autora cree que estos beneficios podrían estar relacionados con las alteraciones positivas en la estructura y función cardiacas que provoca el consumo del café todos los días.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD