PUBLICIDAD

Tomar cuatro tazas de té a la semana puede mejorar la salud cerebral

Las personas mayores que toman té con frecuencia –al menos cuatro veces a la semana– presentan conexiones neuronales más eficientes en algunas regiones del cerebro, lo que puede suponer una mejor función cognitiva.
Escrito por: Natalia Castejón

18/09/2019

Mujer tomando tazas de té para mejorar la salud cerebral

Los adictos al están de suerte, ya que un estudio realizado por miembros de la  NUS Yong Loo Lin School of Medicine’s Department of Psychological Medicine (Singapur), en colaboración con la Universidad de Essex y la Universidad de Cambridge (Reino Unido), ha revelado que los mayores que toman estas infusiones al menos cuatro veces a la semana tienen una mejor organización cerebral que los que no las consumen.

El profesor Feng Lei y el resto de autores publicaron los hallazgos de su investigación en la revista Aging, tras analizar los datos sobre el estilo de vida, la salud y el bienestar psicológico de 36 adultos mayores de 60 años, además de las pruebas neuropsicológicas y las resonancias magnéticas a las que se sometieron estos individuos entre 2015 y 2018.

El té verde, el té oolong y el té negro mejoran las conexiones neuronales y previenen su envejecimiento

Los resultados mostraron que los que tomaban té verde, té negro o té oolong al menos cuatro veces a la semana, y durante 25 años, presentaban regiones del cerebro interconectadas de una manera eficiente, lo que mejoraría el procesamiento de la información recibida y tendría un efecto protector en el envejecimiento normal de las conexiones neuronales relacionado con la edad.

Beneficios cerebrales y cardiovasculares de beber té

Estudios anteriores ya habían encontrado que beber té podría mejorar el estado de ánimo y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Uno de ellos, realizado en 2017 por Asst Feng, el mismo autor de este reciente trabajo, encontró que tomar infusiones cada día podría reducir hasta un 50% el riesgo de deterioro cognitivo.

Los investigadores creen que como la organización del cerebro y el rendimiento cognitivo están relacionados es necesario seguir haciendo investigaciones para comprender cómo algunas funciones como la memoria surgen de los circuitos cerebrales, y de esta manera identificar las posibles acciones que se pueden llevar a cabo para conservar mejor la cognición durante el proceso de envejecimiento. Para ello, ahora quieren analizar los efectos del té y sus compuestos bioactivos sobre el deterioro cognitivo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD