PUBLICIDAD

Las infecciones en la infancia aumentan el riesgo de trastorno mental

Los niños que durante su infancia son hospitalizados debido a alguna infección tienen hasta un 84% más riesgo de desarrollar alguna enfermedad mental posterior, como esquizofrenia o hiperactividad.
Escrito por: Natalia Castejón

14/12/2018

Niño con infección en el hospital

Un reciente estudio realizado por investigadores de la AArhus University (Dinamarca) ha descubierto que los niños que son ingresados en el hospital con motivo de una infección –como las que cursan con inflamación de garganta y fiebre elevada– tienen hasta un 84% más de probabilidades de desarrollar algún trastorno mental durante la infancia o la adolescencia, y hasta un 42% más riesgo de necesitar tomar medicamentos para tratar este problema de salud.

Además, según el Dr. Ole Kohler-Forsberg, principal autor de la investigación, la predisposición a padecer un trastorno mental también aumentaba en los niños con infecciones menos graves tratados con fármacos por el médico de Atención Primaria. Los resultados, publicados en la revista JAMA Psychiatry, se obtuvieron tras analizar a un millón de personas que nacieron entre el 1 de enero de 1995 y el 30 de junio de 2012 en Dinamarca.

El seguimiento se realizó hasta que los participantes cumplieron los 9,7 años de edad y, de toda la muestra, el 3,9% fueron ingresados alguna vez debido a problemas mentales y el 5,2% recibieron un medicamento psicoactivo como prescripción.

Más riesgo de autismo y trastorno de la personalidad

Las conclusiones de los investigadores indican que la inflamación que se produce como consecuencia de las infecciones podría interferir de alguna manera en el cerebro y promover el desarrollo de problemas mentales como esquizofrenia, trastornos de la personalidad, trastorno obsesivo-compulsivo, autismo, déficit de atención con hiperactividad (TDAH), oposición desafiante, trastorno de conducta y de tics.

En los tres primeros meses después de la infección el riesgo de desarrollar un trastorno mental era 5,66 veces mayor

Otra de las observaciones de los autores del estudio fue que el punto más alto del riesgo a presentar un problema mental correspondía a los tres primeros meses después de la infección, concretamente la posibilidad de tenerlo era 5,66 veces mayor durante los primeros 90 días, y de hasta el doble durante el siguiente año.

El objetivo de este estudio es dar a conocer cómo afectan las infecciones en la infancia al desarrollo cerebral, aunque con una limitación, según explican, ya que esta relación también podría explicarse porque algunas personas tienen una predisposición genética a desarrollar infecciones y problemas mentales. Aun así, los autores creen que este hallazgo podría ayudar a tratar de una manera más eficaz y anticipada los trastornos psicológicos en la infancia y adolescencia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD