España establece cuándo y a quién vacunará primero del COVID-19

El Gobierno ha presentado la Estrategia de Vacunación COVID-19, en el que se establece el orden de prioridad de los grupos de población a vacunar. España contará con dosis para 80 millones de ciudadanos, que podrían empezar a administrarse a inicios de 2021.
Escrito por: Natalia Castejón

25/11/2020

Vacunas en España: quién y cuándo se vacunará

El Ministerio de Sanidad de España ha anunciado la Estrategia de Vacunación del COVID-19 en España, que contará con unos 140 millones de dosis para inmunizar a unos 80 millones de ciudadanos, más de la población existente, y que podría iniciarse a inicios de 2021. Además, ha anunciado que se ha autorizado compra de más de 20 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 de la farmacéutica Pfizer-BioNTech, que ha demostrado una eficacia provisional del 90%. Como este fármaco necesita la administración de dos dosis para que sea eficaz, las vacunas compradas podrán usarse en algo más de 10 millones de personas.

Estas vacunas, junto con las más de 30 millones de dosis de la fabricada por AstraZeneca que compró el Gobierno a finales de agosto, serán las que empezarán a administrarse a principios de enero, según ha declarado Pedro Sánchez en rueda de prensa, que también ha explicado cuáles serán los grupos en las que se administrará de manera prioritaria.

"Una parte muy sustancial de la población podrá ser vacunada con todas las garantías en el primer semestre del año"

Este plan de actuación ha sido recogido en el documento ‘Estrategia de Vacunación COVID-19 en España’, en el que se expone el orden de prioridad que se debe cumplir cuando lleguen al país las primeras dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2. Según ha explicado, esta decisión se ha tomado en base a un marco ético donde prevalecen los principios de igualdad y dignidad de derechos, equidad, necesidad, protección a la discapacidad y al menor, así como al beneficio social, solidaridad y reciprocidad.

¿Qué grupos de población serán vacunados antes?

Sánchez ha indicado que: "Una parte muy sustancial de la población podrá ser vacunada con todas las garantías en el primer semestre del año". Además, ha explicado que habrá 13.000 puntos de vacunación, y que ésta será gratuita y voluntaria.

Por lo que se ha dado a conocer, la situación actual en cuanto a las unidades de vacunas es la primera etapa en la que se administrará el fármaco inyectado a residentes y personal sanitario y sociosanitario en residencias de personas mayores y con discapacidad. Le seguirá el resto de personal sanitario; y grandes dependientes no institucionalizados. Esta vacuna, igual que el resto de las que se encuentran en el calendario de vacunación actual, será gratuita, pasando a ser la quinceava.

En la primera etapa se vacunará a residentes, personal sanitario y sociosanitario de residencias de mayores y con discapacidad.

La priorización de los grupos se ha hecho teniendo en cuenta cuatro factores: el riesgo de morbilidad grave y mortalidad, de impacto socieconómico, de exposición y de transmisión. En función de estos criterios y de la disponibilidad de las dosis de las vacunas, se han establecido tres etapas de priorización:

  • Primera etapa: suministro inicial y muy limitado de vacunas.
  • Segunda etapa: aumento progresivo de las unidades disponibles que permitirá aumentar el número de personas vacunadas.
  • Tercera etapa: incremento de las dosis para cubrir a todos los grupos prioritarios.

Monitorizarán la seguridad de la vacuna

Esta estrategia de vacunación tiene dos objetivos fundamentales: ayudar a controlar los casos de COVID-19 en España y reducir las muertes que causa la enfermedad. Illa ha asegurado que: “Las vacunas que finalmente se emplearán para inmunizar frente a la COVID-19 dispondrán de los mismos niveles de seguridad que cualquiera de las que se emplean habitualmente. Y que los niveles de eficacia cumplirán con los estándares exigidos para que su uso sea autorizado”.

Salvador Illa ha anunciado que se pondrá en marcha un plan especial de farmacovigilancia para hacer un seguimiento de todas las personas que hayan sido vacunadas, sus posibles reacciones adversas, y controlar la segunda dosis que se les tiene que administrar. Además, España participará, junto a siete países, en un estudio europeo para monitorizar la eficacia de la vacuna.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD