PUBLICIDAD

Bebidas dietéticas, asociadas a accidentes cerebrovasculares en mujeres

Tomar bebidas edulcoradas como los refrescos light o zero tras la menopausia puede aumentar un 31% el riesgo de ictus isquémico y elevar hasta un 23% las probabilidades de sufrir un derrame cerebral.
Escrito por: Natalia Castejón

18/02/2019

Bebidas dietéticas

Las mujeres posmenopáusicas deberían evitar las bebidas dietéticas o edulcoradas marcadas con la denominación ‘light’ o ‘zero’, pues según un reciente estudio publicado en Stroke –la revista de la American Heart Association– tomar dos o más refrescos de este tipo cada día podría aumentar el riesgo de ictus, derrame cerebral, infarto de miocardio y de muerte por cualquier causa.

Esta nueva investigación, de carácter observacional, corrobora los resultados que se publicaron en 2017 en la misma revista, que mostraban el riesgo elevado de demencia e ictus asociado al consumo de este tipo de bebidas endulzadas artificialemente. Ahora se ha ido un paso más allá y se ha analizado un grupo más concreto, grande y racialmente diverso, 81.714 mujeres posmenopáusicas, de entre 50 y 79 años, durante un periodo de casi 12 años.

Casi cuatro veces más riesgo por tener un origen afroamericano

Los resultados fueron esclarecedores para los autores, pues encontraron que las féminas que tomaban a diario dos o más bebidas edulcoradas tuvieron un 31% más probabilidades de sufrir un ictus isquémico –un accidente cerebrovascular provocado por coágulos– en comparación con las que no tomaban ninguna, o menos de una a la semana.

Las mujeres aficionadas a las bebidas ‘light’ o ‘zero’ tenían un 29% más riesgo de padecer enfermedades cardiacas como un ataque al corazón

También observaron que este grupo de mujeres aficionadas a las bebidas ‘light’ o ‘zero’ tenía un 29% más riesgo de padecer enfermedades cardiacas como un ataque al corazón, un 23% más posibilidades de sufrir un derrame cerebral y un 16% más riesgo de morir debido a cualquier causa.

El vínculo entre el consumo de este tipo de refrescos y el riesgo de apoplejía fue aún mayor entre las mujeres obesas y las afroamericanas. Así, las participantes que además de consumir estas cantidades ya tenían obesidad, pero no problemas cardíacos ni diabetes previos, presentaron 2,03 veces más riesgo de un accidente cerebrovascular causado por coágulos, una probabilidad que llegaba a ser 3,93 veces superior en el caso de que el origen de la persona fuera afroamericano.

El agua es la opción más saludable

En vista de los resultados, Yasmin Mossavar-Rahmani, una de las autoras del estudio, recomienda evitar este tipo de bebidas, que suelen ser edulcoradas con aspartamo, ingrediente del cual todavía no se conocen sus efectos a largo plazo. La experta afirma que su consumo puede resultar útil como paso intermedio en el cambio de hábitos de tomar bebidas azucaradas a tomar agua, pero que no se deben considerar una alternativa libre de riesgos a los refrescos con azúcar.

Uno de los grandes problemas de este tipo de bebidas es que como no llevan azúcar, la gente cree que constituyen una opción saludable, lo que hace que se consuman en grandes dosis, expone la Dr. Mossavar-Rahmani, y recomienda el agua simple, carbonatada y sin azúcar, como la alternativa más saludable.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD