PUBLICIDAD

Comer rápido puede aumentar los niveles de triglicéridos en sangre

Las personas que comen en un periodo de tiempo corto, como 18 minutos, tienen un riesgo mayor de hipertrigliceridemia, un exceso de triglicéridos en la sangre que puede provocar problemas cardiovasculares.
Escrito por: Natalia Castejón

01/02/2019

Pareja comiendo rápido

Comer a un ritmo rápido puede hacer que tomes más comida de la que realmente necesitas, pues al no llevar a cabo una ingesta consciente no permite que la señal de saciedad llegue al cerebro, y derivar en un aumento de tus niveles de triglicéridos en sangre. Así lo recoge un estudio llevado a cabo por el Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) junto con expertos de la Universitat Rovira i Virgili.

La investigación, desarrollada en el marco del estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), que se ha publicado en la revista Nutrients y ha contado con la participación de 792 voluntarios, recogió los datos de un cuestionario que tuvieron que rellenar con la valoración de la velocidad a la que creían que almorzaban y cenaban. En base a los resultados, los autores los dividieron en tres grupos, los que comían de manera lenta –181 personas–, a una velocidad moderada –181 individuos– y los que comían en 18 minutos o menos –360 sujetos–.

La hipertrigliceridemia puede causar enfermedades cardiovasculares

Para conocer la asociación entre la velocidad de comer con los niveles de triglicéridos se compararon los niveles de estos lípidos en la sangre de todos los participantes. Los resultados dejaron ver que los que ingerían la comida de manera acelerada tenían hasta un 59% más de riesgo de presentar hipertrigliceridemia, un trastorno que puede derivar en enfermedades cardiovasculares.

Aquellos que comen de manera rápida, en unos 18 minutos o menos, tienen hasta un 59% más de riesgo de tener niveles elevados de triglicéridos en sangre

La explicación que han dado los autores a esta asociación es que consumir grandes cantidades de energía en un corto periodo de tiempo –provocado por una ingesta sin control– hace que se fomenten picos sostenidos de glucosa plasmática e insulina. Este hecho podría provocar una producción de grasas en el hígado y, con ello, una subida en los niveles de triglicéridos. Los expertos creen que una manera de evitar las enfermedades cardiovasculares sería poniendo en práctica intervenciones que estén dirigidas a reducir la velocidad a la que se come.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD