PUBLICIDAD

Tomar vegetales de hoja verde podría prevenir el hígado graso

Los vegetales de hoja verde contienen nitrato inorgánico, un compuesto natural que ha demostrado que reduce la acumulación de grasa en el hígado, lo que minimiza el riesgo de desarrollar esteatosis hepática.
Escrito por: Natalia Castejón

27/12/2018

Mujer comprando vegetal de hoja verde

Añadir más cantidad de vegetales de hoja verde, como el brócoli o el kale, a la dieta diaria podría ayudar a prevenir la esteatosis hepática o hígado graso, según muestra un estudio realizado por miembros del Karolinska Institutet (Suecia) tras realizar unos ensayos en ratones, y corroborar los resultados obtenidos con dos estudios de cultivos de células hepáticas humanas en laboratorios.

La investigación, que ha visto la luz en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, ha demostrado que los ratones cuya dieta era similar a la occidental, en cuanto al contenido en azúcares y lípidos, podían acumular menos grasa en sus hígados –lo que se traduce en una reducción considerable en el riesgo de esteatosis hepática– cuando se completaba su alimentación con nitrato dietético.

Con tan solo tomar 200 g al día de vegetales de hoja verde se puede prevenir el hígado graso, reducir la presión arterial y mejorar la diabetes tipo 2

Mattias Carlström, uno de los autores del estudio, ha explicado que el nitrato inorgánico que contienen los vegetales de hojas verdes se convierte, una vez que se consume, en óxido nítrico, que activa vías metabólicas reguladoras que reducen el estrés oxidativo y mejoran las funciones cardiometabólicas. Además, en los dos estudios de cultivos celulares que realizaron los investigadores se observó que las células hepáticas con óxido nítrico acumulaban menos cantidad de grasa que las que no tenían este compuesto.

Mejoras en la presión arterial y en el control de la diabetes tipo 2

Otro de los hallazgos que encontraron los autores de la investigación fue que, además de los beneficios que aportaron los vegetales de hoja verde al hígado, un consumo habitual de estos alimentos también ayudó a reducir la presión arterial y mejoró la homeostasis de la glucosa o insulina en los ratones de la muestra que tenían diabetes tipo 2.

El Dr. Carlström cree que se debería fomentar más el consumo de verduras con mayor contenido en nitrato inorgánico, como las espinacas y la rúcula, que son las más ricas en este compuesto. Además, subraya que, al contrario de lo que la gente pueda pensar, no se necesitan grandes cantidades de estos vegetales para disfrutar de sus propiedades beneficiosas, sino que con tan solo 200 g al día podría ser suficiente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD