PUBLICIDAD

Una de cada cinco muertes se atribuyen a una alimentación deficiente

Llevar una dieta deficiente en la que falten alimentos saludables aumenta el riesgo de enfermedades y de morir incluso más que el tabaco. 11 millones de personas murieron en 2017 por haber llevado una mala alimentación.
Escrito por: Natalia Castejón

05/04/2019

Alimentación procesada y deficiente

La alimentación es uno de los puntos clave para el mantenimiento de una buena salud, junto con el ejercicio, y así lo ha corroborado un estudio que asegura que unos 11 millones de personas en el mundo –uno de cada cinco individuos– murieron en 2017 como consecuencia de llevar una dieta inadecuada y que no cumplía con las recomendaciones establecidas por los expertos, una cifra superior a las muertes por tabaco (8 millones) o hipertensión arterial (10,4 millones).

Para llegar a estas conclusiones la investigación analizó el consumo de 15 factores dietéticos: seguir dietas bajas en vegetales, frutas, granos, legumbres, semillas, frutos secos, leche, calcio, grasas poliinsaturadas, ácidos grasos omega 3 del marisco y unas dietas altas en bebidas azucaradas, sal, carne roja, carne procesada y grasas trans, de 195 países.

Los resultados, publicados en la revista The Lancet, indicaron que una de cada cinco personas, en torno a 10,9 millones de individuos (el 22% de las muertes en adultos), fallecieron en 2017 en todo el mundo como consecuencia de una mala alimentación que incluía un bajo nivel de consumo de alimentos saludables y alto de otros menos saludables. Un dato llamativo en comparación con los ocho millones que lo hicieron en 1990, aunque hay que tener en cuenta que la población también ha aumentado.

Valoración de la dieta por países

Según el estudio, casi ninguna región del mundo cumple con las recomendaciones de ingesta de los 15 factores dietéticos anteriores. Por ejemplo, el consumo adecuado de vegetales solo es correcto en Asia central, de legumbres en el Caribe, en la zona tropical de Latinoamérica sur de Asia y África subsahariana, el omega 3 en la zona de Asia y Pacífico.

Se consumen 10 veces más cantidad de bebidas azucaradas, más del doble de carne procesada y un 86% más de sal de las dosis recomendadas

Los mayores déficits nutricionales se encuentran en la leche, los frutos secos y en los granos enteros, en comparación con la carne procesada, sal y bebidas azucaradas, que es de lo que más se abusa. Según explican, se toman unas 10 veces más cantidades de bebidas azucaradas recomendadas, más del doble de carne procesada y un 86% más de sal.

Por el contrario, solo se suple un 23% de la cantidad de grano entero aconsejada, un 16% de leche y un 12% de semillas y frutos secos. Todo ello, aumenta el riesgo de enfermedades no transmisibles y por tanto, el riesgo de fallecimiento.

En Tailandia, China y Japón la sal es el principal factor de riesgo de muerte relacionado con la dieta, en Nigeria, Egipto, Irán, Turquía, India, Pakistán, Estados Unidos, Alemania, Rusia y Brasil pasa lo mismo, pero debido a la poca cantidad de granos enteros que consumen.

También existen algunos países que tienen pocas tasas de fallecimiento asociada a la alimentación, como Israel, España, Francia, Andorra y Japón, mientras que en el lado opuesto está Uzbekistán, con 892 defunciones por cada 100.000 personas, la tasa más alta.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD