PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Belleza y bienestar

El cerebro de los músicos es capaz de resolver mejor los problemas

Las personas que llevan al menos 10 años tocando un instrumento musical tienen mayor número de conexiones neuronales, lo que favorece su capacidad para tomar decisiones y resolver problemas cotidianos.
Escrito por: Natalia Castejón

06/03/2018

Músico tocando el piano

Tocar un instrumento cambia el cerebro y mejora la memoria de trabajo.

Un estudio realizado por la Universidad de Granada ha demostrado que las personas que tocan un instrumento al menos durante diez años presentan una serie de cambios plásticos en su conectividad cerebral –más conexiones neuronales en el cerebro– que hacen que sean capaces de resolver mejor los problemas diarios que se les plantean, en comparación con aquellas que no han disfrutado de este entrenamiento musical.

Estos resultados han sido obtenidos por los miembros del Departamento de Historia y Ciencias de la Música y el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) tras analizar a 142 músicos con una trayectoria de más de una década en formación musical, a los que sometieron a diversas pruebas neuronales, neuropsicológicas, auditivas y conductuales, entre las que se incluyó una resonancia magnética funcional y estructural.

Los investigadores observaron que los músicos tenían mayor capacidad de memoria de trabajo que aquellos que no tocaban ningún instrumento musical.

Otra de las variables que observaron, y que diferenciaba a los músicos de los que no lo eran, fue la memoria de trabajo –la memoria que nos permite almacenar y manipular la información a corto plazo, necesaria para la lectura, el razonamiento o la comprensión del lenguaje–, ya que se demostró que los individuos que habían tocado algún instrumento durante al menos una década tenían una capacidad superior en este sentido a los que no lo habían hecho.

Apostar por la música en las aulas

El objetivo del trabajo era conocer los cambios que se dan a nivel cerebral, como consecuencia de la práctica con un instrumento musical a lo largo del tiempo, en la llamada red neuronal por defecto, que está asociada a procesos cognitivos superiores (como la toma de decisiones o la solución de problemas) y que, según explica Miriam Albusac, principal autora del estudio, “es una red que forma parte de las redes del estado de reposo cerebrales”. Además, es peculiar, pues está muy activa cuando nuestro cerebro se encuentra en reposo, sin ningún estímulo, pero se desactiva cuando hay alguna tarea que requiere de nuestra atención.

La investigación ha sido el primer trabajo internacional que analiza las variaciones plásticas que se producen en el cerebro con el entrenamiento musical a largo plazo, y por este motivo sus autores subrayan la importancia de apostar por introducir la música en las aulas desde edades tempranas para que los niños puedan desarrollar plenamente el potencial de su cerebro.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD