Un compuesto de la hierba romero puede ser útil contra el COVID-19

El ácido carnósico es un compuesto del romero que se podría usar para combatir el COVID-19, ya que es capaz de modificar el receptor ACE2 que utiliza el coronavirus para invadir las células humanas, y bloquear así la infección.
Escrito por: Eva Salabert

02/02/2022

Romero puede ser útil contra el COVID-19

El romero es una planta con propiedades medicinales muy apreciada por sus usos en la cocina o en aromaterapia, entre otros, que además podría ser utilizada para combatir la infección por coronavirus y otras enfermedades infecciosas, ya que un nuevo estudio ha encontrado el ácido carnósico, un compuesto de esta hierba, es capaz de bloquear la interacción entre la proteína espiga del SARS-CoV-2 y la enzima ACE2, un receptor presente en las células humanas que utiliza el virus para introducirse en ellas.

PUBLICIDAD

La investigación que lo ha descubierto ha sido codirigida por científicos del Scripps Research Institute (La Jolla, California, Estados Unidos) y se ha publicado en la revista Antioxidants. Los investigadores mostraron pruebas de su hallazgo y revisaron pruebas de estudios previos que sugerían que el ácido carnósico tiene un efecto por sí mismo en la inhibición de una poderosa vía inflamatoria, que está activa en los casos graves de COVID-19, así como en otras patologías, incluida la enfermedad de Alzheimer.

“Creemos que vale la pena investigar el ácido carnósico, o algún derivado optimizado, como un tratamiento potencialmente barato, seguro y eficaz para el COVID-19 y algunos otros trastornos relacionados con la inflamación”, ha declarado el Dr. Stuart Lipton, autor principal del estudio y Profesor y Presidente de la Step Family Foundation en el Departamento de Medicina Molecular y codirector fundador del Centro de Nuevos Medicamentos de Neurodegeneración en Scripps Research.

PUBLICIDAD

Potencial antiviral y antiinflamatorio del ácido carnósico

En 2016 Lipton y su equipo demostraron que el ácido carnósico activa la vía Nrf2 que regula la expresión de genes que protegen a las células de los daños originados por los radicales libres y favorece la producción de proteínas y enzimas antioxidantes y antiinflamatorias, y hallaron evidencia de que disminuye los síntomas de alzhéimer en modelos de ratón de esa enfermedad, que se sabe que presenta inflamación cerebral.

El ácido carnósico modifica el receptor ACE2 para el SARS-CoV-2, haciendo que resulte inexpugnable para el virus y, por lo tanto, bloqueando la infección

Los autores de la nueva investigación describieron sus estudios adicionales sobre este efecto antiinflamatorio en las células inmunitarias que desencadenan la inflamación en el COVID-19 y el alzhéimer, y revisaron además los resultados de los estudios de otros científicos que señalan que el ácido carnósico inhibe la inflamación en otros modelos de enfermedades. Su hipótesis era que este efecto podría ser beneficioso para combatir la inflamación que se produce en el COVID-19 y en algunos casos del síndrome pos-COVID o COVID persistente, entre cuyos síntomas se incluyen dificultades cognitivas, que los pacientes suelen definir como “niebla cerebral”.

PUBLICIDAD

Los investigadores también describieron un experimento de bloqueo de infecciones por COVID-19 realizado por la Dra. Chang-ki Oh, investigadora en el laboratorio de Lipton, que utilizando un ensayo de infectividad estándar demostró que el ácido carnósico puede bloquear directamente la capacidad del SARS-CoV-2 para infectar células, y que su actividad de bloqueo de infecciones aumenta de forma progresiva en dosis más altas.

Aunque los resultados del estudio son preliminares, los investigadores atribuyen este efecto antiviral al ácido carnósico, porque a pesar de ser un compuesto seguro y relativamente poco reactivo, se convierte en su forma activa debido a la inflamación y la oxidación que se encuentran en los sitios de infección. Estos expertos sugieren que en esa forma activa el compuesto modifica el receptor ACE2 para el SARS-CoV-2, haciendo que resulte inexpugnable para el virus y, por lo tanto, bloqueando la infección.

PUBLICIDAD

“El ácido carnósico representa un 'agente terapéutico patológicamente activado' en modelos preclínicos de enfermedad: inactivo e inocuo en su estado normal, pero convertido a una forma activa donde necesita estar activo”, ha afirmado Lipton, que junto a sus colegas está ahora trabajando con químicos de Scripps Research para sintetizar y probar derivados más potentes del ácido carnósico con características farmacológicas optimizadas para su uso potencial en trastornos relacionados con la inflamación.

Actualizado: 4 de febrero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD