PUBLICIDAD

Dos vasos de refresco al día aumentan el riesgo de muerte prematura

Tomar cada día dos vasos de refrescos, ya sean con azúcar o endulzados con edulcorantes, podría contribuir a aumentar el riesgo de morir de forma prematura hasta en un 26%, según un reciente estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

04/09/2019

Riesgo prematuro de muerte al tomar dos vasos de refresco

Los científicos ya habían advertido de los peligros que conlleva el consumo diario de refrescos, pues se había comprobado que podría incrementar el riesgo de cáncer de mama, triplicar las probabilidades de demencia e ictus, o incluso reducir la fertilidad, pero ahora un nuevo estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine, ha descubierto que tomar dos de estas bebidas cada día aumenta hasta un 26% el riesgo de morir de manera prematura.

La investigación se realizó con una muestra de 451.743 personas de unos 50 años de media procedentes de 10 países europeos (Reino Unido, España, Grecia, Francia, Italia, Alemania, Noruega, Dinamarca, Suecia y Países Bajos. A todos ellos se les hizo rellenar un cuestionario sobre sus hábitos y estilo de vida y, además, se les tomó una muestra de sangre.

Tomar 500 ml (dos vasos) de refrescos al día, aunque sean ‘zero’ o ‘light’ podría aumentar un 17% el riesgo de morir de manera prematura

Los resultados mostraron una asociación entre el consumo de refrescos, ya sean azucarados o endulzados con edulcorantes artificiales (‘zero’ o ‘light’), y un mayor riesgo de mortalidad prematura. Concretamente, tomar dos vasos diarios de estas bebidas –el equivalente a 500 ml– aumenta un 17% las probabilidades de morir de manera precoz, en comparación con las personas que toman como mucho un vaso al mes.

Las bebidas edulcoradas aumentan más el riesgo de mortalidad precoz

Otro de los hallazgos indica que, aunque parezca increíble, el riesgo que podría provocar el consumo de refrescos con azúcar es menor que el que causan estas bebidas cuando son endulzadas con edulcorantes, un 8% frente a un 26% respectivamente. Los autores, más de 50, han reconocido que es necesario llevar a cabo más investigaciones al respecto, pues esta tiene algunas limitaciones y no puede establecer una relación causa-efecto, aunque Dora Romaguera, coautora del estudio, afirma que la única opción saludable es beber agua.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD