Las dietas basadas en vegetales mejoran la salud cardiaca y cognitiva

Las dietas que están basadas en el consumo de bayas y vegetales verdes y limitan los productos animales, como en la dieta mediterránea, reducen el riesgo de insuficiencia cardiaca, deterioro cognitivo y demencia.
Escrito por: Natalia Castejón

26/02/2021

Mujer joven comiendo ensalada con ingredientes frescos verdes

La dieta influye directamente en la salud, y se ha demostrado que es posible mejorarla ingiriendo unos u otros alimentos. Prueba de ello es la reciente investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EE.UU.) que ha descubierto que incluir en la dieta más alimentos de origen vegetal, como bayas y verduras de hoja verde,  y limitar los de origen animal y grasas saturadas podría ralentizar la insuficiencia cardiaca, e incluso reducir el riesgo de deterioro cognitivo y de demencia.

En el estudio, que se ha publicado en el British Journal of Nutrition, se evaluaron las características alimentarias y se realizaron ecocardiogramas a 2.512 personas de 66 años de media. Los resultados mostraron que aquellos que seguían una dieta mediterránea tenían mejoras en las funciones cardiacas y en la salud neurocognitiva.

Una alimentación basada en vegetales y con limitación de es beneficiosa para la función del ventrículo izquierdo del corazón

Y es que, según explican los investigadores del estudio, la presencia de insuficiencia cardiaca se ha asociado a una mayor probabilidad de desarrollar deterioro cognitivo y demencia. Del mismo modo, los cambios en la estructura y función cardíacas (remodelado cardíaco) que preceden a la aparición de la insuficiencia cardiaca se asocian con una función cognitiva y una salud cerebral deficientes. Por tanto, concluyen, realizar cambios en la alimentación podría actuar como método sencillo para prevenir estos problemas de salud a largo plazo.

Mejora en la función de bombeo cardiaco

Otro de los hallazgos fue que las personas que seguían alimentaciones parecidas a la dieta mediterránea, caracterizadas por un consumo alto de verduras y vegetales y la limitación de las grasas y productos de origen animal, presentaron beneficios en la función del ventrículo izquierdo del corazón, que es el encargado de bombear la sangre oxigenada por todo el torrente sanguíneo para que llegue a las células de todo el organismo.

“Nuestros hallazgos resaltan la importancia de la adherencia a la dieta mediterránea para una mejor salud cardiovascular y reducir aún más la carga de enfermedades cardiovasculares en la comunidad”, indica Vanessa Xanthakis, una de las autoras del estudio. Además, recalca que, aunque en los tiempos de hoy en día, con los ritmos frenéticos y los horarios, no siempre es sencillo llevar una dieta saludable, se debe hacer un esfuerzo para reducir el riesgo de enfermedades y mejorar la calidad de vida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD