Los frutos secos ayudan a controlar el peso y la grasa corporal

Muchas personas piensan que los frutos secos engordan, sin embargo, un nuevo estudio ha corroborado que es al contrario, estas semillas pueden ayudar en el control de peso y reducen la grasa corporal en personas con obesidad.
Escrito por: Natalia Castejón

07/07/2021

Frutos secos ayudan a controlar el peso

Existe una creencia popular muy extendida que indica que los frutos secos engordan, este podría ser el motivo por el que no se consumen tanto estas semillas, a pesar de los múltiples beneficios para la salud que tienen y que están demostrados por la ciencia. Ahora, un estudio ha comprobado que los frutos secos no solo no hacen engordar, sino que podrían ser unos buenos aliados en la lucha contra la obesidad.

Este metaanálisis de 105 ensayos ha sido realizado por miembros de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCML) y el Centro de Estudios Sociosanitarios (CESS) y se ha publicado en la revista Nutrients, tras analizar el peso corporal, el índice de masa corporal (IMC), el perímetro de la cintura y el porcentaje de grasa corporal de 6.768, 2.918, 5.045 y 1.226 personas, respectivamente.

Las almendras fueron el fruto seco que más redujo el perímetro de la cintura, lo que podría deberse a que son las que menos grasas tienen o a su contenido en fibra y polifenoles

Los resultados mostraron que el consumo de frutos secos no se podía relacionar con un aumento de ninguna de las variables estudiadas, excepto en el caso de las avellanas, que si aumentaron el perímetro de la cintura. También observaron que las dietas enriquecidas con almendras eran capaces de reducir significativamente la cintura de los participantes, en comparación con los que tomaron pistachos, avellanas o frutos secos variados.

Esto podría deberse a que las almendras son el fruto seco con menos contenido de grasas, a que el encapsulamiento celular de las almendras crudas y con piel puede limitar la bioaccesibilidad de la energía en el momento de la digestión, o debido a que la piel que cubre la semilla tiene fibra y polifenoles, que ayudan a estimular el crecimiento de las bacterias beneficiosas que actúan como protección contra el aumento de peso.

Frutos secos enteros, crudos y sin procesar

Teniendo en cuenta los ensayos clínicos aleatorizados realizados, se encontró que las dietas en personas con obesidad o sobrepeso que incluían frutos secos lograban reducir el peso, el IMC y el perímetro de la cintura, unos cambios que seguían produciéndose después de tres meses.

Según explican los autores, los frutos secos enteros, crudos y sin procesar son un alimento saludable que se debería consumir más, no obstante, los problemas dentales, las alergias que pueden producir o el elevado precio que tienen son algunas de las causas más frecuentes de que estas semillas no se ingieran tanto como se recomienda.

En base a todos los resultados, los autores indican que los médicos pueden aconsejar el consumo de frutos secos en dietas para controlar el peso corporal y las enfermedades cardiovasculares sin miedo a que se produzcan cambios negativos en los parámetros de adiposidad de los pacientes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD