Revelan cómo afecta el ayuno intermitente a las hormonas femeninas

El ayuno intermitente se ha postulado como una opción para perder peso para muchas mujeres, y varios expertos han planteado su preocupación por si la restricción de las comidas pudiese alterar negativamente sus hormonas reproductivas.
Escrito por: Natalia Castejón

28/10/2022

Ayuno: así afecta las hormonas femeninas

Cada vez se va conociendo más acerca del ayuno intermitente, un tipo de alimentación que restringe las ingestas de las comidas. Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Illionis (EE.UU.) ha descubierto que podría tener un impacto negativo en las hormonas reproductivas de las mujeres.

PUBLICIDAD

Concretamente, el trabajo publicado en la revista Obesity, ha analizado un tipo de ayuno concreto, que es uno que se conoce como dieta del guerrero. En ella, las personas que la practican tienen restringida la alimentación en una ventana de cuatro horas al día, en las que pueden comer sin contar calorías, el resto solo pueden beber agua.

En el estudio se midieron las diferencias en los niveles de hormonas en muestras de sangre de un grupo de mujeres premenopáusicas y posmenopaúsicas que siguieron una dieta de ayuno intermitente de cuatro y seis horas de ingesta, frente a una parte de ellas que no tuvieron ningún tipo de restricción alimentaria.

Niveles más bajos de la hormona DHEA

Como resultado, los investigadores encontraron que los niveles de la hormona globulina, una proteína que transporta las hormonas reproductivas por todo el organismo, no se veían alteradas en las mujeres que hicieron las dietas durante ocho semanas. Igualmente, no se observaron cambios en los niveles de testosterona y de androstenediona, una hormona esteroide que sirve para generar testosterona y estrógeno.

Las mujeres que hicieron ayuno intermitente de cuatro y seis horas redujeron su peso entre el 3% y el 4% de su peso inicial durante el estudio

No obstante, sí que se encontró que los niveles de la dehidroepiandrosterona o DHEA era un 14% menor en las mujeres premenopaúsicas y posmenopáusicas al final del ensayo. Esta hormona DHEA es una de las recetas por las clínicas para mejorar la función ovárica y la calidad de los óvulos en los tratamientos de fertilidad.

PUBLICIDAD

“Esto sugiere que en las mujeres premenopáusicas, la caída menor en los niveles de DHEA debe sopesarse frente a los beneficios comprobados para la fertilidad de una masa corporal más baja. La caída en los niveles de DHEA en mujeres posmenopáusicas podría ser preocupante porque la menopausia ya causa una caída dramática en el estrógeno, y la DHEA es un componente principal del estrógeno. Sin embargo, una encuesta de los participantes no informó efectos secundarios negativos asociados con niveles bajos de estrógeno después de la menopausia, como disfunción sexual o cambios en la piel”, explica Krista Varady, principal investigadora del estudio.

Hacer ayuno intermitente redujo hasta un 4% el peso

El DHEA a niveles altos se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama, por lo que Varady cree que una caída moderada en sus niveles podría ser una herramienta útil para reducir el riesgo antes y después de la menopausia. Además, también se midieron otras hormonas en el estudio como la estrona, estradiol y la progesterona, que son vitales para el embarazo.

PUBLICIDAD

Sin embargo, estas mediciones solo se pudieron hacer en las mujeres posmenopáusicas, debido a que las que no han pasado por esa etapa presentan muchos cambios en estas hormonas a lo largo del ciclo menstrual. En el grupo de posmenopausia no se encontraron cambios significativos en las hormonas en las ocho semanas de análisis.

Por otro lado, las mujeres en los grupos de dieta de ayuno intermitente de cuatro y seis horas redujeron su peso entre el 3% y el 4% de su peso inicial durante el estudio, en comparación con el grupo de control, que casi no tuvo cambios en el peso. Las mujeres que hicieron dieta también vieron una caída en la resistencia a la insulina y en los biomarcadores de estrés oxidativo.

“Creo que este es un gran primer paso. Hemos observado a miles de mujeres pre y posmenopáusicas a través de diferentes estrategias de ayuno en días alternos y alimentación restringida en el tiempo. Todo lo que está haciendo es hacer que las personas coman menos. Al acortar esa ventana de alimentación, naturalmente está reduciendo las calorías. Gran parte de la información negativa sobre el ayuno intermitente reportada proviene de estudios en ratones o ratas. Necesitamos más estudios para observar los efectos del ayuno intermitente en humanos”, concluye Krista Varady.

Actualizado: 28 de octubre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD