Tomar edulcorantes vinculado a mayor riesgo de enfermedad cardiaca

Son muchas las personas que toman edulcorantes artificiales como alternativa al azúcar. Un amplio estudio estadístico vincula ahora su consumo con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como infartos o ictus.
Escrito por: Natalia Castejón

09/09/2022

Edulcorantes vinculados a cardiopatías

Existe un auge por la comida sana, de ahí que muchas personas sustituyan el azúcar por los edulcorantes artificiales en preparaciones o en productos que lo contienen, como por ejemplo los refrescos light. Ahora un amplio estudio estadístico, que ha analizado los datos de ingesta dietética y consumo de edulcorantes en 103.388 adultos de 42 años de promedio, ha descubierto que tomar este tipo de aditivos alimentarios podría aumentar el riesgo de tener enfermedades cardiovasculares.

PUBLICIDAD

Esta investigación, que ha sido realizada por miembros del Institut national de la santé et de la recherche médicale (Francia) y publicada en la revista The BMJ, pretende alertar a los consumidores de que este tipo de edulcorantes, que se utilizan el miles de productos por sus niveles bajos o nulos de calorías, no deben considerarse como una alternativa 100% saludable y segura contra el azúcar.

Estudios anteriores ya habían advertido de que tomar de manera habitual estos edulcorantes en productos ultraprocesados, refrescos o para el café podría estar relacionado con más probabilidades de subir de peso, tener hipertensión arterial, diabetes, daño en los vasos sanguíneos y mayor inflamación.

Un sobre de edulcorante al día elevaría el riesgo cardiovascular

Entre los edulcorantes analizados estaban los provenientes de todas las fuentes dietéticas y varios tipos, como el acesulfamo de potasio, el aspartamo o la sucralosa. El 37% de los participantes declararon ser consumidores diarios de estos aditivos, con un consumo medio de 42,46 mg/día, esto corresponde a un paquete individual de edulcorante de mesa al día o 100 ml de refresco light.

El aspartamo era el que mayor riesgo de eventos cerebrovasculares causaba, mientras que el acesulfamo de potasio y la sucralosa promovían las enfermedades coronarias

Los hallazgos mostraron que los que más edulcorantes consumía, que eran los más jóvenes del grupo, tenían un índice de masa corporal (IMC) más alto, eran menos activos físicamente, más propensos a fumar y a seguir una dieta para perder peso. Además, observaron que presentaban una ingesta total de energía más baja y tomaban menos alcohol, grasas saturadas y poliinsaturadas, carbohidratos, fibra, frutas y verdura, y más sal, lácteos, carne roja y procesada y bebidas sin azúcar, todo ello en comparación con los que no tomaban edulcorantes.

PUBLICIDAD

El estudio hizo un seguimiento de nueve años, en los que se produjeron 1.502 eventos cardiovasculares, como infartos de miocardio, angioplastia, anginas, ataque isquémico transitorio y accidentes cerebrovasculares. Con esta cifra, los investigadores descubrieron que la ingesta total de edulcorantes estaba asociado a más riesgo de enfermedad cardiovascular, y especialmente con más riesgo de enfermedad cerebrovascular.

Teniendo en cuenta cada tipo de edulcorante, se encontró que el aspartamo era el que mayor riesgo de eventos cerebrovasculares causaba, mientras que el acesulfamo de potasio y la sucralosa aumentaban más el riesgo de enfermedad coronaria. Los investigadores recalcan que estos resultados se deben interpretar con cautela, pues el estudio es de carácter observacional, por ello creen que se deben seguir realizando más estudios que aclaren los efectos de los edulcorantes.

PUBLICIDAD

Actualizado: 9 de septiembre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD