PUBLICIDAD

Donación de órganos y tejidos
España es líder mundial en la donación de órganos y tejidos, una práctica altruista que se puede hacer en vida o tras fallecer. Descubre los requisitos y trámites necesarios para ser donante y poder ayudar a salvar vidas.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Cómo hacerse donante de órganos

Actualizado: 11 de octubre de 2019

En España existe una Ley de trasplantes en la que está especificado que todos sus habitantes son donantes, a menos que hayan expresado lo contrario en vida. Aun así, como existe la posibilidad de que esta renuncia se haya compartido a los miembros de la familia de manera oral, antes de hacer nada con el cadáver de una persona se pregunta a sus familiares o allegados acerca de cuáles fueron las últimas voluntades del fallecido en cuanto a este tema.

Antes de dar paso a la extracción de cualquier órgano y tejido se requiere de la autorización firmada del consentimiento de la familia o allegados, pero esto no será necesario si la donación se hace en vida, en cuyo caso bastará con que el individuo sea mayor de edad y tenga una buena salud física y mental.

Tarjeta de donante

Aunque en todos los casos se va a preguntar a los familiares, las personas que desean dejar por escrito su voluntad de ayudar a los demás donando sus órganos pueden hacerlo mediante la expedición de la tarjeta de donante. Esta acreditación puede obtenerse de manera online, rellenando un formulario e imprimiéndolo, o acudiendo a tu centro de salud más cercano, donde te la darán, o te indicarán otro centro que pueda expedirlas. Recuerda que cada comunidad autónoma tiene su propia tarjeta, y que puedes informarte de dónde conseguirla aquí.

Es importante recalcar que esta tarjeta no tiene valor legal, por lo que simplemente consta como valor testimonial. Por ello, desde la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) recomiendan que se manifiesten las últimas voluntades en cuanto a la donación de órganos y tejidos en vida a los familiares y personas más allegadas, para que llegado el momento lo comuniquen fielmente a los facultativos médicos.

También es posible elegir qué se quiere donar y qué no –por si acaso hay algún órgano o tejido que no se desee ceder a los demás–, o cambiar de opinión en cualquier momento, incluso teniendo la tarjeta. Si has decidido que no quieres ser donante solo tienes que recalcárselo a las personas de tu entorno para que llegado el momento puedan informar de ello.

Una duda muy repetida sobre este tema es si se puede donar el cuerpo a la ciencia, y los órganos y tejidos a enfermos que los necesiten. La respuesta que dan desde la ONT es que esto no es posible, y se debe elegir una u otra opción, ya que la cirugía que se lleva a cabo para extraer aquello que se puede aprovechar del fallecido también incluye venas y arterias, lo que dificulta, o incluso hace inviable, la administración de los líquidos necesarios para mantener el cuerpo en buen estado para ser más tarde analizado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD