PUBLICIDAD

Exponerse de noche a la luz azul de pantallas incita a tomar azúcar

Exponerse por la noche durante una hora a la luz azul que emiten las pantallas de dispositivos electrónicos puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre y promover la ingesta de dulces, según un estudio en ratas.
Escrito por: Natalia Castejón

12/07/2019

Efectos de exponerse a dispositivos de luz azul por la noche

La luz azul que emiten las pantallas de los teléfonos móviles o las tabletas ya se había relacionado con un mayor riesgo de desarrollar obesidad, y ahora un nuevo estudio encuentra que también podría elevar los niveles de azúcar en sangre e incitar al consumo de alimentos dulces, según los ensayos realizados en ratas por miembros de la Universidad de Ámsterdam (Países Bajos) y la Universidad de Estrasburgo (Francia).

En la investigación –presentada en la conferencia anual de la Sociedad para el Estudio del Comportamiento Ingestivo (SSIB) en Utrecht (Países Bajos)– se realizaron pruebas en roedores con hábitos de sueño y vigilia similares a los humanos, a los que se les expuso a luz azul para conocer cómo afectaba este tipo de iluminación a los hábitos alimenticios y a la tolerancia de la glucosa al día siguiente, una señal que puede advertir de una prediabetes.

Las células retinales son sensibles a la luz azul y envían órdenes de ingesta a las zonas del cerebro que se encargan de regular el apetito

Los resultados indicaron que con tan solo una hora de exposición a la luz azul se alteró la metabolización de la glucosa al día siguiente, aunque esto solo se observó en los ejemplares macho. Además, después de estar sometidos a esta luminosidad, se proporcionaron a los animales varias opciones de alimento, como agua, azúcar, manteca de cerdo, y uno nutricionalmente equilibrado, para ver qué preferencia tenían.

Mayor tendencia a los alimentos dulces tras exponerse a luz azul

Los investigadores observaron que los machos que habían estado en contacto con la luz azul eran más proclives a elegir el azúcar que cuando no recibían este tipo de iluminación. La mayoría de esta luz azul que se recibe proviene de dispositivos con luces LED, que hacen que las células retinales de los ojos transmitan órdenes de ingesta a las áreas del cerebro encargadas de regular el apetito, lo que podría desembocar en problemas metabólicos o con el azúcar, como la diabetes.

Por todo ello, y a la espera de que se realicen pruebas en humanos, los autores del trabajo creen que se debería limitar el uso de este tipo de dispositivos con pantalla, especialmente por la noche. También recomiendan contar con unas gafas con filtro de luz azul y utilizar las tabletas o los smartphones con el modo nocturno, que hace que las pantallas tengan un tono más anaranjado y sea menos nocivo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD