Proponen cuatro cronotipos alternativos a madrugadores y noctámbulos

Muchas personas no sienten que encajen en uno de los dos cronotipos del sueño identificados hasta ahora: nocturno o diurno. Un nuevo estudio ha detectado y añadido cuatro nuevas categorías de cronotipos que definen la vigilia y el descanso.
Escrito por: Natalia Castejón

03/12/2020

 Dos relojes con alarma que muestran diferentes horas

No todo el mundo tiene el mismo sueño ni los mismos relojes internos, y por eso se determinaron dos clases de cronotipos: matutino o nocturno, que indicaban en qué momento del día la persona está más activa y es más productiva. Sin embargo, muchas personas no se ven reflejadas en ninguno de los dos tipos, por lo que un grupo de investigadores de la Universidad RUDN (Rusia) ha establecido cuatro cronotipos nuevos.

La investigación, que se ha publicado en la revista Personality and Individual Differences, se ha realizado gracias a 2.283 participantes, la mayoría universitarios, que tuvieron que auto-evaluarse y clasificarse en los seis tipos de cronotipos –los dos convencionales matutinos o alondras, y nocturnos, más los cuatro nuevos– en función de la duración del sueño, la capacidad para despertarse y quedarse dormido, o la somnolencia diurna, entre otros criterios.

La clasificación en seis cronotipos se realizó siguiendo los criterios de duración del sueño, la capacidad para despertarse y quedarse dormido, la somnolencia diurna y los niveles de actividad

Dmitry S. Sveshnikov, uno de los investigadores, ha señalado que su “equipo realizó una prueba y pidió a los participantes que eligieran sus tipos de actividad diurna entre seis opciones sugeridas. Según los resultados, estudiamos la dinámica de los patrones de sueño y vigilia a lo largo del día”.

El 54% de los participantes eligió uno de los nuevos cronotipos

Para entenderlo mejor hay que saber qué significa cada uno de los cronotipos:

  • Matutino: se empieza el día con mucha energía, que va disminuyendo hasta caer la noche.
  • Nocturno: se empieza con poca actividad por la mañana y se va incrementando a lo largo del día, llegando a un pico máximo durante la noche.
  • Altamente activo: durante todo el día se mantiene una energía elevada.
  • Moderadamente activo: los niveles de actividad son bajos a lo largo de la jornada.
  • Somnoliento durante el día: comienza el día con una tasa de actividad elevada, que desciende drásticamente al mediodía y vuelve a aumentar en la noche.
  • Diurno: al contrario que el somnoliento, se empieza por la mañana con tasas bajas de energía, que alcanza su pico máximo al mediodía y desciende por la noche.
Esquema de los cronotipos de sueño
Después de un estudio a gran escala, un equipo de científicos mejoró la clasificación de la actividad diurna humana y sugirió usar 6 cronotipos en lugar de solo 'madrugadores' y 'noctámbulos'. © RUDN University.

Los resultados indicaron que el 95% de los encuestados se identificó con alguno de los seis cronotipos del sueño, mientras que el 5% no lo hizo con ninguno. Curiosamente, solo poco más de un tercio (37%) de las personas en el estudio se identificaron con alguno de los cronotipos ya previamente definidos, así se veían como madrugadores el 13% y como nocturnos el 24%, aunque cabe señalar que los tipos nocturnos fueron el cronotipo más común.

Así pues, el 54% restante se declinó por alguno de las cuatro nuevas categorías. El 18% escogió el tipo somnoliento durante el día, el 16% el moderadamente activo, el15% el diurno y el 9% se definió como altamente activo.

Con esta ampliación de la clasificación común de los cronotipos del descanso se pretende mejorar las funciones fisiológicas del organismo, que están sujetas a los ritmos circadianos, que se encargan de dotar al cuerpo de la energía que necesita cada día mediante el sueño.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD