PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Las dietas mediterránea y atlántica, igual de saludables

Los expertos aconsejan combinar las dietas mediterránea y atlántica para elaborar menús nutritivos y saludables que, junto a la práctica regular de ejercicio físico, ayudan a prevenir la obesidad y las patologías cardiovasculares.
Las dietas mediterránea y atlántica, igual de saludables

Los platos que combinan los alimentos de las dietas mediterránea y atlántica son muy saludables.

17 de Julio de 2015

Las dietas mediterránea y atlántica tienen numerosos beneficios para la salud, y los expertos aconsejan que se combinen las características de ambas para elaborar menús nutritivos y saludables que, junto a la práctica diaria de ejercicio físico moderado, contribuirán a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares y a mantener el peso bajo control. Las dos dietas son consideradas un auténtico estilo de vida que incluye la práctica diaria de actividad física y otros hábitos saludables como las tertulias, pasear al sol, comer en familia, o echar la siesta.

La dieta atlántica es rica en ácidos grasos omega 3 y omega 6, que favorecen el desarrollo del cerebro e incrementan la esperanza de vida

Los alimentos típicos de la dieta mediterránea, como las legumbres, frutas, verduras, cereales, frutos secos, pescado azul, lácteos, y aceite de oliva para aliñar o cocinar, con un consumo ocasional y moderado de carnes rojas y vino tinto, proporcionan vitaminas, minerales y sustancias con propiedades antioxidantes, que ayudan a disminuir los niveles de colesterol y a prevenir los problemas cardiovasculares.

La dieta atlántica se caracteriza por un elevado consumo de pescado –tanto de mar como de río–, mariscos, crustáceos y moluscos, además de frutas y hortalizas, cereales, legumbres, carnes magras y lácteos, y también emplea el aceite de oliva como principal grasa culinaria. Los alimentos se preparan principalmente a la brasa, cocidos o en guiso, e incorpora el consumo ocasional de vino acompañando a las principales comidas.

Los ácidos grasos omega 3 y omega 6, en los que la dieta atlántica es muy rica, favorecen el desarrollo del cerebro e incrementan la esperanza de vida, según ha revelado un estudio realizado por la Fundación Española de Nutrición. Además, el elevado consumo de verduras, cereales y frutas, y el bajo contenido en grasas de sus menús también previene el desarrollo de distintos tipos de cáncer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD