El insomnio, nuevo factor de riesgo para la diabetes tipo 2

Un nuevo estudio ha identificado el insomnio como un factor de riesgo de diabetes tipo 2, y ha mostrado que las personas que padecen este trastorno del sueño son un 17% más propensas a desarrollar esta enfermedad endocrina.
Escrito por: Eva Salabert

10/09/2020

Mujer con insomnio fumando junto a la cama

Un nuevo estudio ha sido el primero en identificar el insomnio como un factor de riesgo asociado con mayores probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2. En el trabajo se han identificado 34 factores, 19 de los cuales se cree que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad endocrina y otros 15 que disminuirían dicho riesgo, además de 21 factores que podrían estar involucrados en su aparición, pero en los que la evidencia no era suficientemente fuerte.

La investigación se ha publicado en la revista Diabetología y ha sido realizada por científicos del Karolinska Institutet de Suecia. Para realizarla se ha empleado una técnica denominada ‘aleatorización mendeliana’ (MR por sus siglas en inglés), que usa la variación genética como un experimento natural para investigar las relaciones causales entre factores de riesgo potencialmente modificables y resultados médicos.

Tras ajustar el IMC, el insomnio era uno de los ocho factores de riesgo significativamente asociados a la probabilidad de sufrir diabetes tipo 2

Los investigadores llevaron a cabo la revisión de metaanálisis y artículos registrados en la base de datos PubMed y encontraron 1.360 artículos relevantes, en los que identificaron un total de 97 factores de riesgo que podrían investigar utilizando el método de RM –que es menos probable que se vea afectado por variables o relaciones causales que los estudios observacionales– con el objetivo de identificar posibles factores de riesgo de diabetes tipo 2.

19 factores de riesgo de diabetes tipo 2 y 15 de protecciónn

Estos científicos encontraron evidencia de asociaciones causales entre 34 exposiciones (19 factores de riesgo y 15 factores de protección) y la diabetes tipo 2. De hecho, el insomnio fue identificado como un factor de riesgo novedoso, ya que los individuos con insomnio eran un 17% más propensos a desarrollar diabetes tipo 2 que las que no presentaban este trastorno del sueño.

Los otros 18 factores relacionados con el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 fueron depresión, presión arterial sistólica, empezar a fumar, fumar de por vida, el consumo de cafeína, los niveles en plasma de los aminoácidos isoleucina, valina y leucina, enzima hepática alanina aminotransferasa, índice de masa corporal (IMC) en la infancia y la edad adulta, porcentaje de grasa corporal, masa grasa visceral, frecuencia cardiaca en reposo y niveles en plasma sanguíneo de cuatro ácidos grasos.

Para prevenir la diabetes tipo 2 hay que tener en cuenta múltiples factores, como disminuir la obesidad y el tabaquismo, o mejorar la salud mental y la calidad del sueño

Las 15 situaciones asociadas con un menor riesgo de diabetes tipo 2 fueron alanina plasmática, HDL y colesterol total, edad de inicio de la pubertad (menarquia) en las mujeres, niveles de testosterona, niveles de globulina transportadora de hormonas sexuales (ajustado por IMC), peso al nacer, estatura en la edad adulta, masa corporal magra (para mujeres), cuatro ácidos grasos plasmáticos, vitamina D circulante y años de educación.

Tras ajustar el IMC en los adultos, ocho factores de riesgo resultaron estadísticamente significativos en su asociación con la probabilidad de sufrir diabetes tipo 2, lo que sugiere que eran independientes del peso corporal, y el insomnio era uno de ellos. Sin embargo, el riesgo aumentado para las personas con insomnio en comparación con las que no lo padecían cayó del 17% al 7% tras ajustar el IMC, lo que indica que una parte del impacto del insomnio en el riesgo de diabetes se ve influenciado por dicho IMC.

Respecto a los 21 aspectos que podrían ser factores causales de esta enfermedad, pero en los que la evidencia era más débil, se encontraron el consumo de alcohol, saltarse el desayuno, las siestas diurnas, la falta de sueño, los niveles de sodio en la orina y la presencia de ciertos aminoácidos y factores inflamatorios.

Los autores concluyen que su estudio confirmó varios factores de riesgo que ya se había establecido previamente e identificó nuevos factores de riesgo potenciales para la diabetes tipo 2 basándose en los últimos datos resumidos. Y añaden que las estrategias de prevención deben establecerse de acuerdo a múltiples perspectivas, como disminuir las tasas de obesidad y tabaquismo y mejorar la salud mental, la calidad del sueño y los niveles de educación y peso al nacer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD