PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

La tinta de los tatuajes se acumula en los ganglios del sistema inmune

Las sustancias químicas de los tintes de los tatuajes pueden llegar a los ganglios linfáticos del sistema inmune en forma de nanopartículas, que permanecen en su interior, con consecuencias todavía impredecibles.
La tinta de los tatuajes se acumula en los ganglios del sistema inmune

Las personas tatuadas tienen altos niveles de cobre, aluminio, hierro, cromo y mercurio en los nódulos y la piel.

19 de Septiembre de 2017

Los tatuajes han dejado de tener connotaciones negativas, o de asociarse con grupos de población determinados, como artistas, motoristas o presidiarios, para pasar a ser considerados una forma de arte corporal, hasta el punto de que podemos encontrar verdaderas obras artísticas sobre la piel de algunas personas. Se aplican mediante la inyección de tintas de color en la dermis, y están destinados a permanecer en el cuerpo durante toda la vida. Sin embargo, pese a su creciente popularidad, especialmente desde hace dos décadas, los tatuajes aún no han sido objeto de rigurosos estudios que analicen las consecuencias para la salud de quienes deciden tatuarse.

Por primera vez, una investigación realizada por el laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón, (ESRF, European Synchrotron Radiation Facility) y la Universidad de Múnich, que acaba de ser publicada en Scientific Reports, demuestra que partículas microscópicas de las sustancias químicas (nanopartículas) que forman parte de los tintes de los tatuajes no sólo llegan hasta nuestros ganglios linfáticos, sino que permanecen en ellos de manera permanente, con consecuencias aún hoy impredecibles.

Para realizar el estudio, los investigadores obtuvieron muestras post mortem de la piel y de los ganglios linfáticos de cuatro donantes provenientes del Instituto de Medicina Legal de la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich; dos donantes tatuados, y dos no tatuados. El análisis químico de las muestras de donantes con tatuajes reveló niveles elevados de cobre, aluminio, hierro, cromo, níquel, cadmio y mercurio en los nódulos y la piel, así como niveles muy altos de titanio.

Estos hallazgos les llevaron a poder afirmar que los pigmentos inorgánicos que forman parte de los ingredientes utilizados para producir tintas de tatuaje son impurezas tóxicas para el cuerpo humano. Pero lo más destacable para los científicos es que no solo encontraron micropartículas en la piel, sino que constataron que las sustancias químicas habían llegado a los ganglios linfáticos en forma de nanopartículas.

Las nanopartículas permanecen en los ganglios linfáticos

Para los autores del estudio fue sorprendente encontrar los ganglios linfáticos coloreados con la tinta del tatuaje en forma de nanopartículas porque, pese a que ya habían observado que los pigmentos de los tatuajes viajaban a los ganglios linfáticos, como mecanismo de limpieza del cuerpo, no imaginaban que lo hacían en forma “nano”. Esto implica que pueden no tener el mismo comportamiento que las partículas en un nivel micro y, por tanto, no saben cómo reaccionan las nanopartículas en el cuerpo en un plazo amplio.

El análisis químico de las muestras de donantes con tatuajes reveló niveles elevados de titanio, cobre, aluminio, hierro, cromo, níquel, cadmio y mercurio en los gánglios y en la piel

¿Y qué es una nanopartícula? Pues se trata de una partícula microscópica con por lo menos una dimensión menor que 100 nanómetros; siendo un nanómetro la milmillonésima parte del metro. Son objeto de estudio para la comunidad científica debido a las posibles aplicaciones potenciales en múltiples campos, desde la biomedicina hasta la electrónica, pasando por la agricultura o la química.

Toxicidad de las tintas de los tatuajes

El grupo está decidido a continuar con otros experimentos en esta línea para explorar los posibles efectos adversos sobre el organismo a largo plazo de los pigmentos de tatuaje, así como poder examinar la carga de pigmentos y metales pesados que llegan a otros órganos y tejidos internos, con el fin de rastrear cualquier biodistribución posible de ingredientes de tinta de tatuaje en todo el cuerpo.

Por el momento advierten de que quienes estén interesados en hacerse un tatuaje deberían comprobar antes no solo si las agujas son estériles, sino también la composición química de las tintas que va a utilizar el tatuador, y tener en cuenta que no es posible por el momento saber qué efectos puede tener esta práctica para su salud.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

23%
de los hombres y 12% de las mujeres entre 18 y 65 años en España tienen hipertrigliceridemia
'Fuente: 'Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQCML)''