PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Las tintas de los tatuajes pueden causar riesgos futuros

Expertos internacionales han advertido de que las tintas que se emplean en los tatuajes pueden provocar reacciones alérgicas a largo plazo, porque no se ha comprobado que su uso sobre la piel humana resulte inocuo.
Un profesional realizando un tatuaje de colores

Las tintas de colores, especialmente el rojo, son las que causan más problemas.

21 de Septiembre de 2015

Los componentes de las tintas que se usan para realizar tatuajes pueden provocar reacciones adversas a largo plazo, con los consecuentes riesgos para la salud, según advierten los autores de un estudio que se ha publicado en la revista médica The Lancet, que señalan que no se conoce cómo interactúan estas sustancias con el organismo, por lo que los efectos secundarios podrían aparecer con el tiempo.

Un estudio realizado en Suiza identificó 39 colorantes orgánicos distintos en las tintas de los tatuajes, ninguno de los cuales se había analizado para su uso sobre la piel humana

Actualmente se estima que entre el 1 y el 5% de los tatuajes presentan una infección bacteriana, y en 2010 un estudio alemán mostró que el 67,5% de las personas que se habían tatuado reconocía haber sufrido algún tipo de complicación, que en el 6% de los casos se convirtió en un problema permanente. Los investigadores sugieren que las reacciones alérgicas también podrían deberse a que los alérgenos se forman en el interior de la piel al metabolizar los elementos del tinte.

Además de una infección o una úlcera localizada sobre el dibujo, se han reportado inflamaciones y reacciones alérgicas que afectan a todo el organismo, y que pueden llegar a producir una sensibilización a los colorantes textiles. Las tintas de colores, especialmente el rojo, son las que causan más problemas, pero los expertos no saben cuál es la razón y de momento faltan pruebas de alergia fiables para evaluar los pigmentos de colores empleados en los tatuajes.

Y es que aunque han mejorado significativamente las condiciones de higiene de los locales en los que se realiza esta práctica, que tienen que cumplir unos estándares establecidos, los productos que se utilizan para grabar los dibujos en la piel carecen de regulación. De hecho, en un estudio que llevaron a cabo las autoridades de Suiza entre 2008 y 2013 se encontraron 39 colorantes orgánicos distintos en las tintas de los tatuajes, y ninguno de ellos se había analizado para su uso sobre la piel humana. Por este motivo, varios países han solicitado a la Comisión Europea que adopte medidas al respecto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD