PUBLICIDAD

Asocian las siestas de más de una hora con diabetes tipo 2 y obesidad

Un estudio sobre la relación entre las siestas y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y sobrepeso ha revelado que si este descanso dura más de una hora aumenta la prevalencia de estos problemas metabólicos.
Escrito por: Eva Salabert

05/08/2019

Hombre con obesidad y diabetes durmiendo la siesta

Un nuevo ensayo clínico, cuyos resultados se han publicado en Journal of Clinical Medicine, ha descubierto una asociación entre dormir siestas de más de una hora y una mayor prevalencia de diabetes tipo 2, un índice de masa corporal (IMC) elevado y una mayor circunferencia de la cintura.

En el trabajo, realizado por científicos de la Unidad de Nutrición de la Universidad Rovira y Virgili-IISPV, junto a otros investigadores, han participado 2190 personas de edad avanzada y que padecían síndrome metabólico y sobrepeso u obesidad, a las que les colocaron acelerómetros –un dispositivo que detecta tanto la actividad física como los momentos de sedentarismo del individuo a lo largo de la jornada– durante siete días.

Un incremento de 10 minutos a partir de una hora de siesta se asociaba con más prevalencia de diabetes tipo 2 y mayor circunferencia de la cintura e IMC

Hace tres años un estudio llevado a cabo por el Dr. Yamada Tomahide de la Universidad de Tokio, que se basó en una revisión de trabajos anteriores y fue presentado en el congreso anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), ya encontró una relación entre las siestas largas y un incremento del 45% en el riesgo de desarrollar problemas metabólicos como la diabetes, pero en este caso la evaluación ha sido objetiva gracias a los acelerómetros.

Las siestas largas aumentan la adiposidad y el riesgo de diabetes

El objetivo de la nueva investigación, que se enmarca en el estudio PREDIMED-PLUS (Prevención con Dieta Mediterránea-Plus), era prevenir las enfermedades cardiovasculares basándose en un cambio del estilo de vida orientado a perder peso, por lo que se analizó, entre otros factores, la posible asociación entre dormir la siesta y el grado de adiposidad, que se considera un predictor clave para desarrollar diabetes tipo 2.

Los investigadores comprobaron que las siestas que se prolongaban durante más de una hora se asociaban a una mayor prevalencia de diabetes tipo 2 y a peores valores de adiposidad, así como a mayor peso y mayor perímetro de la cadera. En comparación con no echar la siesta, un incremento de 10 minutos a partir de una hora de siesta se asociaba con más prevalencia de diabetes tipo 2 y mayor circunferencia de la cintura e índice de masa corporal. Por el contrario, las siestas cortas –de entre media hora y cinco minutos– se asociaron de manera positiva con las medidas de adiposidad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD