Dormir muy poco puede incrementar los ataques de asma en adultos

Los adultos con asma con una duración de sueño corta experimentan ataques de asma más frecuentes y tienen peor calidad de vida, según el primer estudio que muestra los impactos negativos de la falta o exceso de sueño en asmáticos.

14/05/2020

Hombre con problemas de insomnio

Una buena noche de sueño es crucial para la buena salud, también para los asmáticos. Un nuevo artículo en Annals of Allergy, Asthma and Immunology, la revista científica del American College of Allergy, Asthma and Immunology (ACAAI) revela que dormir muy poco (menos de 5-6 horas) y, en ocasiones, dormir demasiado (9 horas o más), puede afectar negativamente a los adultos con asma.

“Investigaciones anteriores revelaron que la mala calidad del sueño tiene un efecto negativo sobre los síntomas del asma en los adolescentes”, recuerda Faith Luyster, PhD, autora principal del estudio. “Nuestro estudio muestra que los adultos con asma se ven igualmente afectados por dormir muy poco (o a veces demasiado)”. Así, al comparar las personas que dormían de forma normal con aquellos que dormían poco o mucho tiempo, entre estos dos últimos grupos había una mayor proporción de personas que informaron haber tenido un ataque de asma en el último año (45% frente a 59% y 51% respectivamente) y presentaron más días con una calidad de vida relacionada con la salud deteriorada, tanto física como mental.

Para la realización del estudio realizaron encuestas a 1.389 adultos mayores de 20 años que se autoidentificaron como asmáticos. La duración del sueño se midió con una sola pregunta: “¿Cuánto tiempo duermes habitualmente por la noche entre semana o en días laborables?” De este grupo, un 25,9% refirió dormir 5 horas o menos, un 65,9% durmió de 6 a 8 horas y 8,2% dormía 9 o más horas.  Los “durmientes cortos” eran más propensos a ser más jóvenes y no blancos, mientras que los “durmientes largos” eran más propensos a ser mayores, mujeres y fumadores.

Las perturbaciones en el sueño pueden alertar de un mal control del asma

Los que duermen poco, en comparación con los que duermen normalmente, tenían una mayor probabilidad de un ataque de asma, tos seca y hospitalización durante la noche durante el año pasado. Los que duermen poco también tuvieron una calidad de vida relacionada con la salud significativamente peor, incluidos los días de mala salud física y mental y los días inactivos debido a una mala salud, y en general requerían de atención médica con más frecuencia durante el año pasado en comparación con los que durmieron normalmente. 

Aquellos que duermen poco tenían una mayor probabilidad de sufrir un ataque de asma, tos seca y hospitalización durante la noche

Las probabilidades de que los que duermen mucho tengan alguna limitación de actividad debido a las sibilancias fueron mayores en comparación con los que duermen normalmente. No se observaron diferencias significativas en otros resultados informados por los pacientes y el uso de atención médica entre los que duermen mucho y los que duermen normalmente. 

Los alergólogos están especialmente capacitados para diagnosticar y tratar el asma. “El sueño perturbado en un paciente con asma puede ser una señal de alerta que indica que su asma no está bien controlada”, dice el alergólogo Gailen D. Marshall, MD, PhD, miembro de la ACAAI y editor en jefe de la revista Annals of Allergy. “Este estudio agrega evidencia sólida a la práctica de pacientes con asma que discuten problemas de sueño con su alergólogo para ayudar a determinar si necesitan cambiar su plan de asma para lograr un sueño adecuado como un componente del buen manejo general del asma. También advierte que se pueden esperar consecuencias cuando los patrones de sueño son crónicamente inadecuados”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD