PUBLICIDAD

Cuidados para tu tatuaje
Si te has decidido a decorar tu cuerpo con un tatuaje, toma nota de las precauciones a tener en cuenta y los cuidados básicos que requiere para preservar la salud de tu piel y conseguir un resultado satisfactorio.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Cuidados básicos para un tatuaje

Cuidados básicos para un tatuaje

El resultado definitivo de un tatuaje no solo está en manos del profesional que lo lleva a cabo. También depende de los cuidados que le apliques en tu casa los días posteriores. El grado de atención que se le preste a las indicaciones del tatuador al respecto marcará la diferencia entre un tatuaje bien definido o uno defectuoso. Los cuidados básicos que requiere un tatuaje son:

  • Probablemente el tatuador haya cubierto con plástico o gasas su obra nada más terminar, para evitar la entrada de aire en la herida y el roce con la ropa. Debes mantener esa protección un mínimo de dos horas y un máximo de cinco antes de quitarla.
  • Durante unas dos o tres semanas días, hay que lavar la zona con agua tibia y un jabón neutro al menos tres veces al día. No utilices jabones con perfumes o alcohol, ya que pueden irritar la herida todavía más de lo que está. Para distribuirlo por la piel, utiliza tu propia mano (que debe estar limpia), nada de esponjas o similares; y para secarlo, aplica suaves golpecitos con papel de cocina.
  • Después de cada limpieza, extiende sobre el tatuaje una crema cicatrizante y masajéalo suavemente. No es conveniente emplear demasiada crema, así que si notas un exceso, retíralo.
  • Tapa la herida con gasas limpias los tres primeros días cada vez que limpies el tatuaje para que no se creen costras y no roce la ropa.
  • Durante el primer mes de vida del tatuaje están prohibidos los baños en la piscina, el río o en el mar. Sí que puedes ducharte con el tatuaje al descubierto, pero hay que procurar no mojarlo en exceso y retirar con la mano inmediatamente el jabón que caiga sobre él.
  • A lo largo de ese periodo, tampoco puede recibir los rayos del sol. Una vez superado ese tiempo, protege la piel del tatuaje con crema de factor 50 si lo expones a los rayos solares.
  • Tratar de utilizar ropa que no se pegue en exceso a la piel para evitar el roce constante.
  • Aplica cremas hidratantes una vez hayas acabado ese proceso para proporcionar una mayor protección a tu piel y así prolongar el brillo del tatuaje.

Actualizado: 11 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD