PUBLICIDAD

Fumar una cachimba es igual de perjudicial que un paquete de tabaco

Fumar en cachimbas, shishas o pipas de agua está muy extendido entre los jóvenes, que las consideran menos perjudiciales que el tabaco, pero una investigación demuestra que podrían causar incluso daños peores.
Escrito por: Natalia Castejón

17/01/2019

Chica adolescente fumando en shisha

Son muchos los jóvenes que fuman en hookah, shishas o cachimbas de manera habitual, pensando que no son tan dañinas como el tabaco, sin embargo, un reciente estudio realizado por la Escuela de Medicina de Brighton y Sussex (EE.UU.) ha demostrado que consumir una de estas pipas de agua puede ser igual de perjudicial que fumarse un paquete de tabaco de 20 cigarrillos.

La investigación, publicada en la revista Diabetology & Metabolic Syndrome, se llevó a cabo en Irán gracias a 9.840 participantes, de los cuales 6.742 no fumaban, 976 eran ex fumadores, 864 fumaban cigarrillos, 1.067 fumaban hookah y 41 fumaban cigarrillos y shishas. Los resultados obtenidos indicaron que una sesión de cachimba tiene unas 125 veces más humo, 25 veces más alquitrán, 10 veces más monóxido de carbono y 2,5 veces más nicotina que un solo cigarro.

Una sesión de cachimba tiene 125 veces más humo, 25 veces más alquitrán, 10 veces más monóxido de carbono y 2,5 veces más nicotina que un cigarro

Además, Gordon Ferns y el resto de autores, observaron que las personas que fumaban este tipo de pipa de agua tenían un riesgo más elevado de desarrollar diabetes, obesidad y síndrome metabólico, lo que según explican podría deberse a que el humo y los tóxicos que se inhalan podrían generar una respuesta inflamatoria que provocaría que los tejidos se volviesen resistentes a la insulina, lo que desencadenaría un descontrol en los niveles de glucosa en sangre. Otra posible causa estaría relacionada con los comportamientos sociales que conllevan el consumo de shishas, que parecen fomentar el aumento de peso.

El consumo de shishas, generalizado entre los jóvenes

Existe una creencia generalizada, especialmente entre los más jóvenes, de que fumar cachimbas es más seguro que el tabaco, lo que hace que haya aumentado considerablemente su consumo, incluso en las mujeres embarazadas, que tienen más posibilidades de dar a luz a un bebé con bajo peso o con más riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias en el futuro, además de las probabilidades de contraer infecciones asociadas al hecho de compartir la misma boquilla de la manguera de la pipa de agua con otras personas.

Uno de los motivos falsos sobre los que se sustenta la creencia de que las hookah son menos dañinas es que al contener agua, de alguna manera los tóxicos se filtran, sin embargo, es importante saber que mientras que un cigarro se acaba en unas 20 inhalaciones, una cachimba completa puede llegar a durar más de 40 minutos, lo que supone un mayor tiempo inhalando sustancias nocivas.

Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertaba en un informe de los riesgos que conlleva fumar en shishas, y entre ellos incluye un mayor riesgo de padecer cáncer de boca, esófago, de pulmón, de estómago y de vejiga, así como enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, rinitis crónica e incluso infertilidad. Y subraya que las cachimbas también son adictivas, al igual que el tabaco.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD