PUBLICIDAD

Sanidad financiará vareniclina, un medicamento para dejar de fumar

Desde el 1 de enero los fumadores podrán acudir a su médico de atención primaria para que les recete vareniclina, un medicamento financiado por la sanidad pública para abandonar su hábito y evitar recaídas.
Escrito por: Caridad Ruiz

30/09/2019

Dejar de fumar

Dejar de fumar será dentro de unos meses un poco más fácil, pero sobre todo mucho más barato, porque está previsto que desdee el 1 de enero de 2020 el Sistema Nacional de Salud incluya en la cartera de servicios Vareniclina un medicamento que ayuda a superar la dependencia a la nicotina. Una vez realizado este trámite se redactará un protocolo de prescripción para que los médicos de la sanidad pública puedan recetarlo. Actualmente, el tratamiento supera los 250€, y solo está financiado en Navarra.

La vareniclina, más conocido en España por su marca comercial, Champix, de la farmacéutica Pfizer, es el medicamento más eficaz de todos los que existe en el mercado para superar la adicción al tabaco. Disminuye la ansiedad que provoca dejar de fumar y reduce el efecto de la nicotina en el cerebro bloqueando los efectos placenteros que provoca su aspiración. Se ha comprobado que un año después de abandonar el tabaquismo con esta ayuda terapéutica, un 40% de los exfumadores no había vuelto a recaer.

Según el Ministerio de Sanidad y Consumo la vareniclina podría ayudar a alrededor de 70.000 personas a abandonar el tabaquismo

Por otro lado, los expertos reconocen que cuando alguien decide dejar de fumar con tratamientos farmacológicos multiplica hasta por 10 las posibilidades de éxito, si se compra con el esfuerzo que puede hacer un fumador que no desea ningún tipo de apoyo.

La duración mínima del tratamiento antitabáquico es de 12 semanas

El tratamiento con Champix dura como mínimo 12 semanas. Los tres primeros días hay que tomar 0,5 mg al día, luego aumentarla a dos dosis de 0,5 mg diarios. Entre la 2ª y la 12ª semana, hay que ingerir dos dosis diarias de 1 mg. Pasado ese primer periodo, si el paciente sigue sin fumar, puede tomar a diario una dosis de 1 mg al día durante otras 12 semanas para mantener a raya el síndrome de abstinencia.

Como todos los medicamentos, la vareniclina presenta algunos efectos secundarios, el más frecuente son las náuseas, aunque también puede provocar otros como dolor de cabeza y dificultades para dormir. Hay que recordar que no se recomienda su uso en embarazadas ni durante el periodo de lactancia.

Según el Ministerio de Sanidad y Consumo la vareniclina podría ayudar a alrededor de 70.000 personas a abandonar el tabaquismo. En la actualidad el 25% de la población española es fumador y se calcula que el tabaco causa alrededor de 50.000 muertes al año.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD